El aire de Castilla y León es de calidad

No supera ningún valor límite de protección de la salud por cuarto año consecutivo

La Junta de Castilla y León ha presentado el informe anual de calidad del aire del año 2011 que se realiza desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para dar a conocer a la población los resultados registrados por todos los analizadores que componen la Red de Control de la Calidad del Aire, y que vigilan durante los 365 días del año el aire que respiramos. La Red de control de la calidad del aire de la Junta de Castilla y León avala la calidad de estos resultados a través de su certificación ISO 9001:2008 para los datos generados de concentración de contaminantes renovada en 2012.

La principal conclusión de este informe es que este es el cuarto año consecutivo en el que no se ha superado ningún valor límite de protección a la salud. Tampoco se ha sobrepasado ningún valor de información a la población de los contaminantes regulados en la normativa española y europea, que han sido: dióxido de azufre, monóxido de carbono, partículas (PM10 y PM2.5), dióxido de nitrógeno, ozono y benceno.

En cuanto a los valores de dióxido de azufre (SO2), este contaminante sigue la tendencia habitual, siendo su presencia en las ciudades ocasional y con valores muy bajos, cercanos a los límites de detección de los analizadores. En las zonas próximas a las centrales térmicas de carbón, donde este contaminante puede tener mayor incidencia, tampoco se ha registrado ninguna superación -tanto del valor límite horario como del diario-, y por supuesto no se ha registrado ninguna superación del umbral de alerta. Este año las centrales térmicas han estado funcionando con normalidad, lo que indica que los sistemas de desulfuración asociados a la aplicación de las mejores técnicas disponibles fijadas en las correspondientes autorizaciones ambientales otorgadas a esas instalaciones desde la Consejería, así como los nuevos valores límite de emisión, han sido suficientes para mejorar notablemente la calidad del aire de las zonas en cuestión.

En cuanto a las partículas, una vez efectuados los descuentos autorizados por aporte de material particulado procedente de África, tampoco se ha producido en ninguna estación de la Comunidad ninguna superación del valor límite anual, así como el límite de las 35 superaciones del valor medio diario. Los valores más altos de este contaminante se registran en las estaciones orientadas al tráfico de vehículos, y en concreto a las situadas en las aglomeraciones de Valladolid, Burgos y Salamanca. Hay que destacar que la mayoría de las estaciones se encuentra por debajo del umbral superior de evaluación, lo que indica que no llegan al 70 % de valor máximo anual. En cuanto a las partículas PM 2.5, los valores registrados en las estaciones de tráfico no llegan ni al 50 % del valor objetivo de protección a la salud humana.

Referido a los óxidos de nitrógeno, en concreto el NO2, tampoco se ha registrado ninguna superación, ni del valor límite horario ni del valor límite anual, y por lo tanto tampoco se han producido situaciones de alerta a la población. Los valores más altos, de nuevo, se han registrado en las grandes ciudades, sin bien los valores son del orden de 30 µg/m3, cuando el valor límite está fijado en 40 µg/m3. Estos valores de NO2 también están bajos en las zonas industriales y próximas a grandes focos emisores.

Relativo al ozono no se ha producido ninguna superación durante el 2011, tanto del valor límite de información a la población como del umbral de alerta.

En lo relativo a la concentración de metales en inmisión -Arsénico, Cadmio, Níquel y Plomo- se han realizado mediciones indicativas en las estaciones de Aranda de Duero, Guardo y en la de Cementos Cosmos. La concentración detectada se encuentra muy por debajo de los umbrales inferiores de evaluación.

El informe de calidad del aire se encuentra disponible en la página web de la Junta www.jcyl.es.