El Adolfo Suárez acoge este domingo un derbi abulense de necesidades

El entrenador del Real Ávila, Toni Ayala, en la rueda de prensa previa al derbi. / Foto: Antonio S. Sánchez

Real Ávila y Cultural y Deportiva Cebrereña se enfrentan en un importante derbi para eludir los puestos de descenso, un encuentro inusual en temporadas anteriores en el que los encarnados buscarán salir del pozo de la última plaza y los de Cebreros evitar entrar en esos temidos puestos de descenso.

El Real Ávila y la Cultural y Deportiva Cebrereña se enfrentan el domingo a las 17,00 horas en el estadio Adolfo Suárez, en un apasionate derbi abulense, que este año está marcado por la lucha por eludir los puestos de descenso en la clasificación del Grupo VIII de la Tercera División.

 

Y es que, transcurridas ocho jornadas de campenato, el conjunto encarnado es colista del grupo en solitario con 12 puntos, y hasta ahora sólo dos victorias en su haber con un ínfimo promedio goleador de tan sólo 9 goles en lo que va de temporada; mientras que los de Cebreros se sitúan ahora mismo en el puesto decimoséptimo, coqueteando con esa zona de peligro, y con los mismos puntos, 16, que tiene el CD Villa de Simancas, que sí se encuentra en zona roja.

 

De ahí la importancia de un derbi en el que el Real Ávila no contará con la Bruju, sancionado, uno de los jugadores que más movilidad venía dando al equipo en la delantera, además de la falta de ritmo de otros jugadores como Javi, David Muñoz y Josito, y la duda de Rony, que está tocado.

 

Sobre la Cebrereña, el entrenador del conjunto de la capital, Toni Ayala, ha destacado que "es un equipo bien trabajado que nos va a poner las cosas difíciles", y ha apuntado que tanto su equipo como los blanquiverdes "son equipos parecidos" además de que "hemos tenido mala fortuna en determinados partidos, sobre todo a la hora de marcar".

 

Para el entrenador canario "el que marque primero dará un paso importante" y ha destacado que "hay que jugar con el estrés del contrario". Ayala ha apuntado que "en un derbi no hay favoritos y tenemos que hacer valer el factor campo", porque "según venimos jugando la suerte tendrá que cambiar y los resultados tienen que llegar, y van a llegar".