El ADN del bebé de una mujer violada permite encontrar al presunto agresor

El juzgado de Instrucción número 2 de Cervera ha resuelto una agresión sexual en Tàrrega (Lleida) tras cotejar el ADN del presunto agresor con el del bebé que la víctima, de 16 años, tuvo como consecuencia de la violación.

Los hechos se remontan a finales de 2012 cuando la víctima, una chica que entonces tenía unos 16 años, fue asaltada por un desconocido a la puerta de un pub de la capital del Urgell, ha avanzado este miércoles el diario Segre.

Las pruebas de ADN permitieron que el Juzgado de Cervera procesara al acusado a principios de este año que desde entonces está en el Centre Penitenciari de Ponent a la espera de ser juzgado.

Según la denuncia que recoge el diario, el presunto agresor llevó a la chica a un descampado donde mientras le amenazada le decía "no grites, no grites", la menor no dijo nada a nadie y cuatro meses después fue al CAP de Tàrrega con su madre porque tenía molestias y mareos porque estaba embarazada.

Cuando supo que estaba embarazada la chica explicó a sus padres que cuatro meses atrás había sido violada y fue entonces cuando sus progenitores presentaron la denuncia.

La joven aseguró que el agresor "era de origen magrebí" y que no le conocía antes del ataque, y cuando los Mossos le enseñaron diversas fotografías de sospechosos identificó a uno de ellos como el hombre que la habría violado en un descampado.