El acuerdo PP-C's marca el Pleno de Organización del Ayuntamiento de Ávila

El apoyo de Ciudadanos al Partido Popular ha marcado el Pleno de Organización del Ayuntamiento de Ávila celebrado este martes. Los restantes grupos de la oposición se han mostrado molestos con un acuerdo que ha permitido aprobar puntos conflictivos como el personal eventual o el sueldo del alcalde, José Luis Rivas, que cobrará 65.000 euros brutos al año.

La restricción del voto en la Junta de Gobierno para la oposición, el sueldo del alcalde, el personal eventual o la reducción de la asignación a los grupos municipales han sido algunos de los puntos calientes del Pleno de Organización del Ayuntamiento de Ávila que se ha celebrado este martes y que ha confirmado como tenientes de alcalde a Rubén Serrano (Presidencia, Interior y Administración Local), Patricia Rodríguez (Servicios Sociales e Igualdad de Oportunidades), Héctor Palencia (Servicios a la Ciudad, Turiso y Patrimonio Histórico), Sonsoles Sánchez Reyes (Cultura, Educación y Deportes) y Mª Belén Carrasco (Hacienda, Desarrollo Económico e Innovación).

 

Patricia Rodríguez y Hector Palencia, con una asignación de 47.287,84 euros brutos al año, y el alcalde, José Luis Rivas, quien percibirá 65.000 euros brutos al año, ostentarán las dedicaciones exclusivas, aprobadas por el pleno con la abstención de IU y el rechazo de PSOE y Trato Ciudadano cuyas portavoces, Yolanda Vázquez y Alba Moreno, han solicitado la reducción del sueldo del alcalde. Según señaló Alba Moreno, Rivas cobrará más que las alcaldesas de Madrid y Barcelona.

 

Tras la lectura y, en su caso, aprobación de los 35 puntos del orden del día que reflejaba este Pleno de Organización, con la estructuración de áreas municipales, Consejos, Patronatos y Juntas Rectoras, los grupos de la oposición se han mostrado molestos con la ausencia de voto acordada para la oposición en la Junta de Gobierno y así lo señalaron las portavoces de IU, Monserrat Barcenilla, quien indicaba que el PP "serán los únicos que podrán tomar decisiones y aprobar propuestas" y del PSOE, Yolanda Vázquez, para quien los populares "no tienen en cuenta la voluntad de los ciudadanos ni la situación de las arcas municipales" en la organización municipal.

 

El personal eventual, reducido de 14 a 12 personas a pesar del incremento en el número de grupos, también ha levantado ampollas entre la oposición. En este punto, Alba Moreno y Yolanda Vázquez han puesto el acento en los cerca de 97.000 euros que cobrarán el jefe de gabinete y el jefe de prensa del Ayuntamiento y que según la socialista supone "prácticamente el doble que los demás trabajadores de confianza".

 

Por su parte la portavoz de IU, Monserrat Barcenilla, se ha mostrado en desacuerdo con la reducción al 50% de la asignación a los grupos municipales alegando que "se trata de una cantidad imprescindible para mantener el trabajo del grupo".

 

El acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos ha repartido entre ambos las iras de los restantes grupos de oposición, que prácticamente han tachado de traidor al grupo que lidera Marco Antonio Serrano. Este, por su parte, ha justificado el pacto "para que el Ayuntamiento funcione de forma lógica y normal y los ciudadanos puedan ver el cambio que han pedido en las urnas" y ha instado a sus compañeros de oposición a "dejar de protestar y empezar a trabajar como nos han pedido los ciudadanos".

 

En este punto, y ante la sorna generalizada, Serrano se ha atrevido a indicar que "el PP lo tendrá facil porque, por lo que estamos viendo, la única oposición que va a tener somos nosotros", reiterando que el pacto alcanzado "no es de gobierno sino solamente para este Pleno".

 

Por último la portavoz del Partido Popular, Patricia Rodríguez, tras agradecer la "altura de miras de C's, que han sabido entender que había que buscar un consenso para la estabilidad", ha afirmado que "no era posible dar cabida a toda la oposición con voz y voto en la Junta de Gobierno" pero ha apuntado que "todos los que estamos aquí tenemos mucho que decir y que aportar", invitando así a los grupos de oposición a participar en ese órgano de gobierno bajo el prisma "del sentido común y la cordialidad".