El acuerdo de Alemania y Francia es visto con optimismo por el sector del azúcar de Castilla y León

Dicha entente y la predisposición de Bruselas garantizaría el mantenimiento de 2.000 empleos en la Comunidad

Empresas azucareras y productores de remolacha han acogido con optimismo el reciente acuerdo alcanzado entre Alemania y Francia para presionar a la Unión Europea al objeto de que la nueva Política Agrícola Común (PAC) mantenga en sus actuales términos el sistema de cuotas, algo que se traduciría en el mantenimiento de los cerca de 2.000 empleos vinculados directamente al sector en Castilla y León.

Así se ha puesto hoy de manifiesto durante el seminario 'Escenarios para el sector del azúcar ante la reforma de la PAC', celebrado en Valladolid bajo la organización de la Federación Agroalimentaria de CC.OO en la Comunidad, cuyo máximo responsable, Juan Manuel Ramos, ha subrayado la importancia de la entente formada por Alemania y Francia para el mantenimiento de las cuotas al menos hasta 2020, frente a la supresión en 2015 inicialmente prevista, lo que, en opinión del sindicalista, supone "ocho años de garantía" para varios miles de puestos de trabajo en Castilla y León.

En la misma línea se han posicionado Salomé Santos y Javier Narváez, responsables de Azucarera Iberia y ACOR, respectivamente, quienes han expresado su optimismo respecto del mantenimiento de las cuotas hasta 2020, tanto por la presión ejercida por Alemania y Francia, dos de los países con mayor peso, como por la "predisposición" del Parlamento Europeo para que así sea.

"Defendemos que en la transición hacia un marco regulatorio sin cuotas y más liberal sigan existiendo ayudas porque son necesarias para que la industria pueda transitar hacia ese nuevo espacio, que nos exigirá ser cada vez más competitivos frente a productores de otros países, fundamentalmente de Francia", ha remarcado Salomé Santos, de Azucarera Iberia, quien ha aprovechado para remarcar el compromiso de dicha empresa con el sector y, a través de inversiones, con el millar de empleos directos con que cuenta en sus cinco centros ubicados en Castilla y León.

Oferta "sensata y suficiente"

En este sentido, la técnico de Azucarera ha defendido por "muy meditada, responsable, sensata y suficiente para un escenario a medio y largo plazo" la oferta de dos euros por tonelada de remolacha que la empresa ha realizado a los productores de Castilla y León, frente a la supresión de los tres euros comprometidos por la Consejería de Agricultura.

"La Junta no ha podido cumplir el compromiso asumido, aunque nosotros estamos trabajando concienzudamente para ofrecer una respuesta a los agricultores porque somos sensibles a sus dificultades y al trastorno que esto ha supuesto para ellos", ha sentenciado Santos.

Por su parte, Javier Narváez, secretario del Consejo Rector de ACOR, ha advertido de que para el mantenimiento de las azucareras "hacen falta provisiones de remolacha", algo que, como así ha puntualizado, exige que los productores cuenten con el apoyo necesario en forma de ayudas de la administración, "y si éstas no llegan tendrán que ser aportadas por las empresas".

En el caso de ACOR, que da empleo en plena campaña a cerca de 450 trabajadores fijos y fijos discontinuos, su representante se ha felicitado de que en el presente año los socios han cobrado más de 48 euros por tonelada de producto, incluidos los 11 euros de "retorno" facilitados por la cooperativa, "lo que contribuye a mantener la rentabilidad del cultivo remolachero y supone una garantía de estabilidad".

Y es que, según ha recordado Naváez, el sector de la remolacha, hace años el más rentable entre los de regadío de Castilla y León, tiene hoy como principales competidores otros cultivos alternativos con precios muy interesantes hacia los que se están decantando los agricultores debido a que presentan menos dificultades técnicas y no exigen una inversión inicial tan fuerte.