El 96,3% de los niĂąos con edades entre 10 y 15 aĂąos ha usado el ordenador

El Royo (Soria) ha acogido una charla sobre 'Adicciones Digitales'

Varias decenas de personas han asistido este jueves en El Royo (Soria) a la charla impartida por Juan Romero, fundador de Adicciones Digitales, para prevenir a los padres sobre el uso que hacen sus hijos de la tecnologĂ­a. La charla se ha celebrado en el salĂłn de actos de la localidad a instancias del Gobierno municipal.

Durante la sesiĂłn se ha explicado como utilizan nuestros hijos el ordenador, Internet, redes sociales, telĂŠfonos mĂłviles y el resto de dispositivos y aplicaciones que los padres ponemos a su alcance. Se ha dejado clara la necesidad de que los padres castellanoleoneses se impliquen mĂĄs en estos temas para que puedan supervisar de forma adecuada el uso de hacen sus hijos de esta tecnologĂ­a.

De los mĂĄs de ciento quince mil niĂąos castellano leoneses con edades comprendidas entre los diez y los quince aĂąos, el 96,3 por ciento ha utilizado el ordenador al menos una vez durante los Ăşltimos tres meses. A nivel nacional asciende al 94,4, del total de los dos millones y medio de niĂąos de esas edades que hay en EspaĂąa.

Son datos facilitados a Adicciones Digitales por el Instituto Nacional de EstadĂ­sticas que reflejan, ademĂĄs, que el 92,7 por ciento de esos niĂąos ha utilizado internet durante los Ăşltimos tres meses, frente al 87,3 de total de EspaĂąa. Y en cuanto al mĂłvil, dispone de ese aparato el 92,3 por ciento mientras que a nivel nacional la cifra se sitĂşa en el 87,3. Todo esto nos demuestra que el uso que hacemos los castellano leoneses de la tecnologĂ­a estĂĄ algo por encima de la media nacional.

Esto es bueno porque supone que los niĂąos y adolescentes se incorporan a la sociedad digital. Pero, segĂşn Juan Romero, Fundador de Adicciones Digitales, tambiĂŠn puede ser contraproducente si no se consigue que esa tecnologĂ­a se utilice de forma sensata y productiva. "Productiva no significa sĂłlo para estudiar sino tambiĂŠn para el ocio, parte esencial de nuestras vidas. Pero en su justa medida", apunta.