El 90% de los 1.600 incendios forestales en Castilla y León han sido provocados

Incendio Foto: Magrama

Juan Carlos Suárez-Quiñones ha analizado la campaña de incendios forestales de la temporada 2015 que en los primeros nueve meses dejó 1.607 incendios forestales, que han afectado a 11.932 hectáreas de superficie forestal quemada y 4.217 hectáreas de superficie arbolada.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha presentado el balance de la campaña de incendios forestales de 2015, una vez finalizada la época de peligro alto en la Comunidad, pero teniendo en cuenta que sigue activo de forma permanente el operativo el resto del año. Suárez-Quiñones ha calificado la campaña como complicada, “en la que el operativo de lucha contra incendios forestales, integrado por más de 4.100 efectivos, ha demostrado un año más su saber hacer con un excelente esfuerzo y trabajo”.

 

La campaña se ha caracterizado por desarrollarse en unas circunstancias meteorológicas adversas, marcadas especialmente por la sequía acumulada debido a la escasas precipitaciones registradas entre los meses de marzo y mayo en la Comunidad, muy por debajo de la media.

 

Hasta finales del mes de septiembre se han producido 1.607 incendios forestales, un 9 % menos respecto a la media del último decenio. De ellos el 68 % del total de los fuegos se han quedado en conatos, es decir aquellos que no han sobrepasado una hectárea. La superficie forestal total quemada ha sido de 11.932 hectáreas, un 36 % menos que la media del último decenio, y la superficie arbolada ha supuesto un total de 4.217 hectáreas.

 

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha querido destacar cuatro incendios forestales producidos en la segunda quincena del mes de julio, y que han arrasado más de la mitad de la superficie arbolada afectada este año -2.268 hectáreas, lo que suponen un 54 % del total-.

 

En primer lugar, el incendio de Trabazos, en la provincia de Zamora, causado por negligencia en la utilización de motores y máquinas, con 877 hectáreas quemadas, casi todas arboladas. En segundo lugar, el incendio del Burgo de Osma, en Soria, un incendio accidental con 528 hectáreas arboladas afectadas. En tercer lugar, dos destacados en la provincia de León, en Lucillo y en Quintana del Castillo, con más de 3.100 hectáreas entre los dos. 

 

Según ha reiterado el consejero, los incendios forestales pocas veces se producen por causas naturales.

 

Así, este año el 9% han sido causados por rayos, el 36 % se han debido a causas accidentales y negligentes, y el 51 % han sido intencionados (másl el 2 % por causa desconocida y el 2 % por reproducciones).

 

De esto se deduce que el 90% de los incendios fueron derivados de la actuación del hombre y se podían haber evitado. Además, principalmente se concentran en las provincias de León, Zamora y Salamanca, con el 60 % de los incendios forestales, el 83 % de las superficies arrasadas y el 75 % de las masas arboladas quemadas. Suárez-Quiñones ha destacado que “este es el verdadero problema de los incendios forestales que arrasan nuestra Comunidad, los incendios causados intencionadamente o por negligencia”.

Noticias relacionadas