El 78,72% de los delegados dan a Luis Sánchez cuatro años más

Luis Sánchez ha sido reelegido con el 78,72% de los votos de los delegados presentes en el XI Congreso Provincial, es decir, 37 votos a favor y 13 abstenciones. Mientras que el trabajo de la ejecutiva provincial recibe 33 votos a favor y 17 abstenciones, lo que representa un 64,7% de los votos

Luis Sánchez obtiene casi el 80% de los votos a favor de su trabajo al frente del sindicato UGT, mientras que la última ejecutiva provincial, debido a los cambios en los estatutos, obtiene un 15% menos del respaldo por la gestión realizada.

 

De los 67 delegados del XI congreso provincial, sólo tenían derecho a voto 61 personas. Han recogido sus acreditaciones 57 delegados, el 85% del total, pero sólo tenían derecho a voto 51 de ellos, lo que supone el 86,6% del total. Tres fueron los delegados elegidos para formar la mesa del congreso, que fue avalada por el 82% del total.

 

Para Luis Sánchez, que lleva al frente del sindicato UGT cuatro candidaturas, el único reto que se le presenta en esta nueva etapa, la que comienza hoy viernes 24 de mayo y que durará cuatro años, “es el empleo para la provincia de Ávila, porque facilita otras cuestiones”.

 

En estos momentos tenemos más desigualdades, menos recursos y hay que atacarlo “porque se puede reducir gastos es compatible con la reducción de déficit”.

 

En estos cuatro años ha habido mucho movimiento “y preferiría que preferiría que cambiase la economía para mejor. Ahora hay que hacer propuestas y buscar otras líneas de empleo, más presencia en las empresas y cercanía entre los trabajadores”. La provincia de Ávila es una provincia de servicios y pidió “una mayor industrialización y apostar por otros sectores. Para ello se han firmado convenios con el Ayuntamiento de Ávila y con la USAL, que esperemos den sus frutos”.

 

Afirmó que estamos en unos momentos difíciles y complicados porque desde el anterior congreso “el para a aumentado un 61%, con unas 7.000 personas (de 12.075 a 19.500 de la actualidad). Esto es un trauma personal y colectivo y tenemos que atajarle como sociedad”.