El 75% de los usuarios de 'smartphones' sucumbe a la obsolescencia programada

Un 'smartphone' puede durar varios años si no sufre ningún accidente, pero tres de cada cuatro usuarios cambian cuando éstos todavía funcionan para adquirir modelos más actuales.

Una tienda de compra-venta de este tipo de dispositivos ha analizado el comporamiento de sus usuarios a la hora de renovar su teléfono móvil y ha encontrado que el 75 por ciento revende su teléfono móvil aunque aún funcione para comprarse uno más avanzado.

 

En España, y según datos aportados por esta tienda online, se venden al año unos 200.000 móviles, cuya vida útil, es decir, el tiempo que se ha estimado que funcionará el dispositivo desde su fabricación, es de unos cinco años. Sin embargo, la mayoría de estos móviles son desechados antes de que de dejen de funcionar o se estropeen.

 

Es decir, aunque el móvil aún funcionen, la obsolescencia programada -subjetiva en este caso- entra en juego. El motivo parece encontrarse no tanto en el tiempo durante el cual los usuarios pueden hacer uso de sus teléfonos móviles, sino de la percepción que ellos mismos adquieren sobre el momento en que su dispositivo queda obsoleto: cuando aparecen nuevos modelos más avanzados, que incluyen nuevas funciones o han mejorado sus características.

 

Así, el 75 por ciento de los usuarios podría revender sus dispositivos bien porque considera que el modelo que utilizan es muy inferior a los modelos que actualmente se están comercializando bien porque, aunque tienen un dispositivo avanzado, un 'smartphone', consideran que su uso ha quedado obsoleto al aparecer una versión aparentemente mejorada. Normalmente, los acelerados planes de renovación del catálogo de las compañías y sus estrategias de marketing y publicidad suelen inducir a un usuario a pensar que un móvil está obsoleto, aunque no lo esté.

 

"Es necesario acabar con esa mentalidad totalmente obsoleta de usar y tirar, porque para la fabricación de esta tecnología se utilizan componentes altamente contaminantes", ha explicado el director general de Locompramos.es, Enrique Aguilar.

 

La empresa española quiere motivar el reciclaje pero, sobre todo, incentivar un uso de la tecnología más racional. La firma ha estimado que en España solo uno de cada diez dispositivos es reutilizado y solamente un 5 por ciento de la población opta por la compra de un terminal de segunda mano para sustituir el anterior.