El 23% de los desempleados de Castilla y León no aceptaría un sueldo inferior a 1.000 euros

El 12% no lo haría por debajo de 600 euros, mientras que el 25% de los desempleados aceptaría un trabajo independientemente de su retribución
El 23 por ciento de los desempleados en Castilla y León no aceptaría un trabajo con un sueldo inferior a 1.000 euros, según refleja una encuesta de la empresa de servicios de selección y trabajo temporal Manpower, realizada a 9.000 candidatos de entre todos los que se dirigieron a su red de oficinas en toda España para encontrar un empleo.

Al preguntar por una retribución de 800 euros, son un 40 por ciento los desempleados que no aceptarían un trabajo por menos de esa cantidad (porcentaje que asciende al 63 por ciento si a estos últimos se les suma el 23 por ciento de los que no aceptarían un empleo por menos de 1.000 euros).

El 12 por ciento no lo haría por debajo de 600 euros, mientras que el 25 por ciento de los desempleados aceptaría un trabajo independientemente de su retribución.

Al tener en cuenta el sexo de los encuestados, se observan algunas diferencias: en el caso de los hombres el porcentaje de los que no trabajaría por menos de 1.000 euros sube al 27 por ciento, mientras que en el de las mujeres baja al 16 por ciento.

Por grupos de edad, los de 45 a 65 años son los que arrojan un mayor porcentaje de parados que no trabajarían por menos de 1.000 euros, con el 46 por ciento.

En el grupo de 35 a 44 años, el porcentaje es del 26 por ciento y baja a medida que disminuye la edad, en el grupo de 25 a 34 es del 24 por ciento y se reduce hasta el 8 por ciento en los jóvenes de 16 a 24 años.

La Comunidad de Madrid, con un 41 por ciento, es la que arroja un porcentaje más alto de desempleados que no aceptarían un empleo con una retribución menor de 1.000 euros, seguida de Cataluña donde ese porcentaje se sitúa en el 37 por ciento. En tercer y cuarto lugar aparecen la Comunidad Valenciana y La Rioja, ambas con un 28.

En el extremo contrario, Canarias es la comunidad autónoma donde son menos los desempleados que rechazaría ese hipotético empleo, concretamente del 13 por ciento. En segundo lugar aparece Galicia, con un 18 por ciento, seguida de Andalucía y Aragón, ambas con 21.

En España, el 30 por ciento de los desempleados no aceptaría un empleo con un sueldo inferior a 1.000 euros, mientras que un 33 por ciento no lo haría por menos de 800 euros.

Al tener en cuenta el sexo de los encuestados, no se observan grandes diferencias: en el caso de los hombres el porcentaje de los que no trabajaría por menos de 1.000 euros sube al 32 por ciento, mientras que en el de las mujeres baja al 28.

Por otro lado, la encuesta de Manpower revela también que el 65 por ciento de los desempleados en Castilla y León considera que mejorar su formación ampliaría sus posibilidades de encontrar trabajo, frente al 61 por ciento registrado hace un año.

Si se divide a los encuestados por sexos, los hombres son los que más valoran la formación, un 70 por ciento cree que aumentaría sus posibilidades de encontrar trabajo. En el caso de las mujeres, el porcentaje es del 56 por ciento.

Por grupos de edad, en el de 45 a 65 años solo son un 38 por ciento los desempleados que consideran que una buena formación aumenta las posibilidades de encontrar empleo. Ese porcentaje sube hasta el 62 por ciento en el grupo de 16 a 24 años, al 68 por ciento en el de entre 25 a 34 años y hasta el 69 en el colectivo de 35 y 44 años.