Egipto vive un momento de “tranquilidad” que se refleja en su actividad cultural y en las excavaciones

Basem Saleh, Inmaculada Vivas y Antonio Pérez. / Cedida

La situación política de Egipto es ya “mucho más tranquila” tras la denominada primavera árabe y va recuperando su turismo y su actividad cultural, a la vista del “importante” número de excavaciones que acoge en estos momentos, según ha indicado el consejero cultural de la Embajada de Egipto en España, Basem Saleh, director también del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos.

En la apertura del curso ‘Arte del antiguo Egipto: mucho más que templos, pirámides y momias’, Saleh ha señalado que España está abriendo un “importante” camino en el panorama cultural del país con las excavaciones que en estos momentos está llevando a cabo y que se unen a las que desarrollan “potencias” en la materia como Alemania o Estados Unidos, así como Italia.

 

En este sentido, el consejero cultural de la embajada egipcia ha subrayado que se ha producido un “salto muy importante” en este aspecto, así como en la llegada de turistas, cuya cifra ronda en estos momentos los dos millones. El número se va estabilizando, aunque está lejos aún de los “diez u once millones de turistas” que se registraban en el año 2010.

 

La recuperación, a su juicio, “tardará”, pero la “normalidad” se está imponiendo, ha afirmado Basem Saleh, quien ha intervenido en la inauguración del curso que organiza el Departamento de Historia del Arte de la UNED y cuyo codirector, Antonio Pérez, se ha referido al arte en los desiertos, ya que el mar de arena es “el gran desconocido” del Antiguo Egipto.

 

“Salvo algunos aventureros”, como el conde húngaro László Almásy, al que daría vida en la gran pantalla Ralph Fiennes en ‘El paciente inglés’, “pocas excavaciones e investigaciones” se han adentrado en el desierto egipcio, aunque algunas, como la que desarrolla la Universidad de Colonia (Alemania), denominada Proyecto Acacia, “está revelando hallazgos impresionantes sobre el origen de muchas creencias e iconografías y que responde a muchas preguntas que se venían haciendo los egiptólogos”, relacionadas con las primeras comunidades que poblaron la zona.

 

Movimientos religiosos como el maniqueísmo y los primeros monasterios tal vez nacerían en el desierto, ha subrayado Antonio Pérez, quien ha destacado que estos hallazgos dan a entender que “Egipto es más” que momias, templos y pirámides.

 

Así, Egipto cuenta en la actualidad con cinco excavaciones únicamente españolas, a las que se suman otras tres en colaboración con otros países; la última de las que acaban de comenzar, en Tebas, de la Universidad de La Laguna (Tenerife).

 

Al respecto, la directora del curso, Inmaculada Vivas, ha subrayado la importancia de las investigaciones que se desarrollan en estos momentos relacionadas con otros aspectos que no son los habituales relacionados con Egipto, como los que versan sobre el mundo funerario, la sonrisa saíta –identificada, por ejemplo, con la sonrisa de La Gioconda- o los descubrimientos en la necrópolis alta del yacimiento arqueológico de Oxirrinco (El-Bahnasa).