Educación rebaja el mínimo de alumnos para impartir asignaturas en Bachillerato en los institutos rurales

La consejería de Educación ha publicado una orden en la que se rebaja el número mínimo de alumnos para autorizar que se imparta una asignatura, ampliando el abanico para las localidades donde solo haya un IES, una ventaja para los colegios rurales.

La consejería de Educación ha decidido rebajar los requisitos para poder impartir asignaturas en Bachillerato, lo que significa que establece criterios mucho menos estrictos de los establecidos hace unos años por el Gobierno, y también más permisivos que la orden de 2012 con la que aplicó los ajustes en materia de educación. En este caso, se abre la mano para que los institutos del mundo rural puedan impartir asignaturas de Bachillerato aunque no cuenten con un número excesivo de alumnos.

 

Hasta el año pasado, y según la orden que publicó en junio de 2012, para que un instituto pudiera impartir asignaturas, tanto de modalidad como optativas, de una rama de Bachillerato tenía que tener un mínimo de siete alumnos en el caso de las materias troncales y un mínimo de ocho para las optativas en centros rurales, que se elevaba a diez en el caso de los centros urbanos. Ahora, y tras la publicación este martes de una nueva orden de la consejería de Educación, el mínimo cambia, pero solo en el caso de aquellas localidades con un solo IES, es decir, en los institutos de tipo rural.

 

En este caso, para impartir una asignatura de modalidad será necesario que, al menos, sean cinco los alumnos matriculados en la materia y siete alumnos en el caso de las asignaturas opcionales; el mínimo se mantiene igual para los institutos radicados en localidades donde hay más de un IES, fundamentalmente, las capitales de provincias y núcleos de más de 20.000 habitantes.

 

De este modo, los institutos del mundo rural se ven menos exigidos y se darán menos casos de IES que no pueden impartir una asignatura por falta de alumnos. Esto, al margen de reducir la amplitud del currículo, también afecta a los alumnos cuando afrontan la Selectividad, ya que se examinan de un mínimo de materias de modalidad y, si no las han recibido, se reducen sus posibilidades ya que no tendrán tanta amplitud de opciones.