Economía/14N.- Toxo y Méndez afean a CSI-F que no apoye la huelga pese el previsible "desmantelamiento" de las AA.PP.

Toxo y Méndez presentan la convocatoria del Huelga General del 14N
Los sindicatos insisten en que el 14-N debe ser un paro "ciudadano" más que laboral
Los sindicatos insisten en que el 14-N debe ser un paro "ciudadano" más que laboral

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han criticado que CSI-F siga sin apoyar la huelga general del 14-N a pesar de que el Gobierno haya abierto aún más la puerta a la aplicación de expedientes de regulación de empleo (ERE) en la Administración a través del desarrollo reglamentario de los despidos colectivos, publicado en el BOE este martes.

Después de registrar junto a representantes de USO, CGT y STES-Intersindical la convocatoria de huelga general en el Ministerio de Empleo, ambos lideres sindicales han comparecido ante un centenar de personas concentradas a las puertas de la sede de Nuevos Ministerios y han asegurado no entender la "actitud" del sindicato de funcionarios ante la previsión de que en los próximos meses se produzca una "grandísima operación de desmantelamiento" de los servicios públicos.

Según Toxo, el Gobierno "concretó ayer la amenaza" contra los empleados públicos al rebajar del 10% al 5% la minoración de ingresos exigida a las administraciones para presentar un ERE y dejar como única vía de ajuste el despido, puesto que el reglamento no contempla la posibilidad de presentar expedientes de suspensión o de reducción de jornada.

Para Toxo, no dejar lugar en el sector público a la flexibilidad que se presenta por parte del Gobierno como "la panacea" supone una discriminación de los empleados públicos.

"Por eso se entiende menos la actitud de algunos que han decidido a última hora descolgarse de la huelga general", ha añadido en referencia a la ausencia de CSI-F, para apostillar: "Allá ellos con su responsabilidad".

Por su parte, Méndez se ha referido también al reglamento de los despidos colectivos para asegurar que "da manga ancha a las administraciones" para utilizar como "único camino" para lograr la reducción del déficit el despido de sus empleados.

En la práctica, ha asegurado, este reglamento se traducirá en una "jibarización de los servicios públicos" que llevará a una progresiva apertura de lo público a la iniciativa privada.

Con esta previsión, también ha cargado contra CSI-F diciendo que "si algunos piensan que no va con ellos pueden estar equivocados" y, tomando una cita del escritor Bertolt Brecht, ha añadido: "Primero vinieron a por las 800.000 familias del personal laboral, pero luego seguirán".

UNA HUELGA SOCIAL PARA UN CAMBIO RADICAL.

Por otro lado, ambos líderes sindicales se centraron en dar alas a la huelga general convocada bajo el lema '14-N. Nos dejan sin futuro. Hay culpables. Hay soluciones', como se ha podido leer en una gran pancarta a su espalda.

Así, ante un centenar de personas con banderas de los cinco sindicatos convocantes, que gritaban consignas como 'Así, así, ni un paso más, contra la reforma huelga general', 'Hacia falta ya una huelga general' o 'Esto nos pasa por un Gobierno facha', Toxo ha criticado el "vasallaje extremo" de la UE y el Gobierno de Mariano Rajoy frente a los mercados.

Méndez, por su parte, ha puesto el acento en que el 14-N tiene que ser "algo más que una huelga laboral", puesto que afecta al 99% de la sociedad. A su juicio, ha de ser "un acto de solidaridad" y un "aldabonazo a la conciencia social" para propiciar un "cambio radical" en estas políticas económicas que conducen, en su opinión, a una "catástrofe social y económica".

En este punto, ha explicado que el déficit del Estado del 4,39% hasta septiembre, por debajo del límite previsto para el conjunto del año (4,5%), hecho público este martes por el Ministerio de Hacienda, "tiene como coste una caída brutal del consumo y el aumento del paro y de la inflación, que muerde unas rentas menguantes". "Tantos sacrificios sin ningún resultado", resumió.

Por su parte, el secretario de USO, Julio Salazar, ha apuntado que el 14-N es "la desembocadura de un proceso de escarnio social" propiciado por las políticas del Gobierno y ha querido dejar claro que "los culpables no son los convocantes, sino los provocantes de la huelga". Salazar ha llamado también a que la huelga sea de consumo, puesto que afecta al conjunto de la sociedad.

El secretario general de CGT, Jacinto Ceacero, ha explicado que la decisión de su sindicato de unirse a la huelga general, después de haber convocado otro paro general para este miércoles, se debe a la necesidad "confluir" por encima de los modelos sindicales, ya que "el 14-N tiene que ser un grito unánime" contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la canciller alemana, Angela Merkel, y las instituciones europeas.

Finalmente, tomó la palabra el representante de la Confederación STES-Intersindical, Juan Clemente, quien ahondó en la necesidad de que el 14-N sea un "paro ciudadano" que dé lugar a un "giro radical" en las políticas económicas del Gobierno.