Economía.- Caja Laboral e Ipar Kutxa culminan el proceso de integración conformando una única entidad jurídica

Con capital principal superior al 10%, cumple los requerimientos de solvencia y se dota de "un notable fondo de cobertura genérica"
Con capital principal superior al 10%, cumple los requerimientos de solvencia y se dota de "un notable fondo de cobertura genérica"

BILBAO, 31 (EUROPA PRESS)

Caja Laboral e Ipar Kutxa han culminado el proceso de integración conformando una única entidad jurídica, con la firma de la escritura pública, lo que da origen a "un proyecto cooperativo que se sitúa como segunda entidad financiera del País Vasco y segunda cooperativa de crédito del Estado". Está previsto que la integración operativa total se lleve a cabo durante el próximo ejercicio.

En un comunicado, ambas entidades han explicado este miércoles que la cooperativa contará con un nivel de capital principal superior al 10 por ciento, con lo que cumple los requerimientos de solvencia y se dota, además, de "un notable fondo de cobertura genérica".

El proyecto cooperativo se constituye, en palabras de sus responsables, con "el firme compromiso de impulsar un modelo de hacer banca soportado en los valores y principios del cooperativismo, el arraigo y compromiso social y con el objetivo de ser un agente activo para la recuperación económica".

Desde que el pasado mes de marzo se hiciese público el inicio de conversaciones formales para abordar el proceso de integración, las entidades han cumplido "escrupulosamente" el calendario inicialmente diseñado.

Así, las Asambleas Generales de ambas entidades aprobaron el 30 de junio las propuestas de integración presentadas por los respectivos Consejos Rectores y el proceso de autorización de la integración por parte de todos los organismos competentes ha concluido durante el mes de octubre, para culminar este miércoles con la formalización la escritura pública de la integración.

Tras este paso, se procederá a las correspondientes tramitaciones e inscripciones registrales, de manera que está previsto que la integración operativa total se lleve a cabo durante el próximo ejercicio 2013.

Para cumplir con este "exigente" calendario, los equipos de ambas entidades, integrados en nueve mesas de integración principales, están trabajando con "profesionalidad, total sintonía y un excelente clima de colaboración", lo que está permitiendo alcanzar "estrictamente" los objetivos temporales fijados para el proceso.

Las principales mesas de trabajo sobre las que pivota la integración abordan los campos de Personas, Negocio, Tecnología, Política de Riesgos, Financiera y participadas, Contable, Cumplimiento Normativo y Auditoría Interna, Planificación y Servicios Generales. Además de estos foros principales, se ha habilitado "una amplia relación de mesas de trabajo" sobre tareas concretas.

El Plan de Integración cuenta ya con el visto bueno de la totalidad de los organismos competentes y contempla escenarios de estrés con condiciones económicas "especialmente adversas", habiéndose validado la capacidad de la entidad de hacerles frente, "dado el notable punto de partida en términos de solvencia, liquidez, eficiencia y morosidad".

SOLVENCIA

La cooperativa cumplirá con "todos los requerimientos de solvencia" ya que contará con un nivel de capital principal superior al 10 por ciento, tras haber hecho frente a los requerimientos de los Reales Decretos RD 2/2012 y RD 18/2012. Se dota, además, de "un notable fondo de cobertura genérica".

También contará con "un excelente ratio de eficiencia" debido, a que a "la buena situación inicial" de las dos entidades, se une "el ajuste" en los gastos de administración que, una vez asumidos los planes de dinamización de la plantilla y el redimensionamiento de la red de oficinas, "se verán mejorados como consecuencia de las sinergias derivadas de la alianza".

La entidad cooperativa basa su proyecto de integración en cuatro pilares "fundamentales": los socios, los empleados, los clientes y la sociedad. En relación a los primeros, han resaltado la equiparación en todos los derechos y obligaciones entre los diferentes colectivos de socios de ambas entidades, tanto desde el punto de vista económico como social y representativo.

En cuanto a los empleados, han subrayado la incorporación de los empleados como socios del proyecto cooperativo y la garantía de los puestos de trabajo y condiciones laborales, de forma que "los posibles ajustes que el nuevo proyecto requiera serán gestionados desde la voluntariedad y el acuerdo, mediante los planes de dinamización que han sido ya pactados".

En el campo de los clientes, se busca una mayor orientación al cliente en la que los empleados, como socios partícipes del nuevo proyecto resultante, son "claves en el logro de la satisfacción de los clientes mediante el trato personalizado, mayores niveles de asesoramiento y accesibilidad a productos y servicios".

Finalmente, se pretende que "el arraigo y compromiso social saldrán reforzados para que, en una coyuntura como la actual, la cooperativa se convierta en un punto de apoyo para la cimentación de la recuperación económica".

MÁS DE 1,3 MILLONES DE CLIENTES

La entidad cuenta con un total de 25.000 millones de euros en activos, 451 oficinas, más de 1.300.000 clientes y 2.284 socios de trabajo, y tiene presencia en los mercados de Euskadi, Navarra, Aragón, Rioja, Castilla y León, Cantabria, Asturias y Madrid.

Sus responsables han trasladado su "firme voluntad" de convertirse en "un agente activo" para la recuperación económica, con el apoyo de la financiación a las empresas, comercios, autónomos, familias, así como al sector agroalimentario.

Asimismo, han indicado que, ante la reestructuración del sistema financiero, esta integración pretende reforzar "otra forma de hacer banca", dando "una respuesta alternativa al modelo de bancarización actual y cimentada en los empleados que la integran en su calidad de socios propietarios del proyecto, impulsando el valor de la persona y la democratización de la gestión, basándose en criterios de banca responsable y comprometida socialmente".