Dosis bajas de 'Aspirina' reducen la aparición de nuevos coágulos de sangre

Este fármaco representa una opción de tratamiento útil para los pacientes que no son candidatos a fármacos anticoagulantes por su coste.

Dosis bajas de 'Aspirina', fármaco comercializado por Bayer, reducen la aparición de nuevos coágulos de sangre venosa y representan una opción de tratamiento razonable para los pacientes que no son candidatos a tomar fármacos anticoagulantes a largo plazo, como la warfarina, según concluye un nuevo estudio publicado en la edición de hoy de la revista 'Circulation: Journal of the American Heart Association'.

 

"El estudio proporciona evidencia clara y consistente de que dosis bajas de 'Aspirina' pueden ayudar a prevenir nuevos coágulos de sangre y otros eventos cardiovasculares entre las personas que están en riesgo por haber sufrido ya un coágulo de sangre", afirma el autor principal del estudio, el profesor John Simes, de la Universidad de Sydney, Australia.

 

"El efecto del tratamiento con 'Aspirina' es menos del que se puede lograr con warfarina u otros inhibidores directos de la trombina de nueva generación, que pueden conseguir más de un 80 por ciento de reducción de los acontecimientos adversos cardiopulmonares y circulatorios", destaca.

 

"Sin embargo, la 'Aspirina' representa una opción de tratamiento útil para los pacientes que no son candidatos a fármacos anticoagulantes por su coste o el aumento del riesgo de sangrado asociado con los anticoagulantes", agrega este investigador.

 

En comparación con los pacientes tratados con placebo, los que tomaron 100 miligramos diarios de 'Aspirina' tenía un tercio menos de riesgo de tromboembolismo (obstrucción de un vaso sanguíneo por un coágulo que se ha desplazado desde otro sitio en la circulación); trombosis venosa profunda (formación de un coágulo de sangre en una vena profunda, predominantemente en las piernas);embolia pulmonar (coágulo de sangre que afecta a las arterias que suministran sangre a los pulmones); infarto de miocardio (ataque al corazón), ictus o muerte cardiovascular.

 

La mayoría de las personas que han tenido un coágulo sanguíneo en una vena de la pierna (trombosis venosa profunda) o una embolia (donde los coágulos bloquean el flujo de sangre) están en tratamiento anticoagulante (como la warfarina) durante al menos seis meses, primero para disolver el coágulo y luego para evitar que vuelva a ocurrir.

 

Sin embargo, los fármacos anticoagulantes a largo plazo son caros y poco convenientes, ya que requieren pruebas de sangre regulares frecuentes y ajustes en la dosis, además de que existe un riesgo elevado de que el tratamiento pueda causar sangrado en algunos pacientes. Los autores de este estudio entienden que tomar 'Aspirina' regularmente sería muy beneficioso para las personas que no pueden seguir un tratamiento con los medicamentos anticoagulantes.

 

"El estudio proporciona evidencia de que después de una primera trombosis venosa o embolia, una 'Aspirina' diaria reduce el riesgo de otro evento, sin causar sangrado excesivo. Este tratamiento es una alternativa a la anticoagulación a largo plazo y será especialmente útil para los pacientes que no quieren padecer la inconveniencia de estar bajo estrecha vigilancia médica o el riesgo de sangrado", subraya el profesor Simes.

 

"La 'Aspirina' será ideal en los muchos países donde el tratamiento anticoagulante prolongado es demasiado caro. Una ventaja importante de este tratamiento es su costo-efectividad, puesto que la 'Aspirina' es barata. Esto podría significar un ahorro de millones de dólares de asistencia sanitaria en todo el mundo", calcula.