Dos leones de piedra ya custodian la entrada del parque de El Rastro

Las dos figuras de piedra de granito, de 1,70 metros y unos 700 kilos, y que fueron parte del conjunto que se encontraba en el Mercado Grande antes de su remodelación en el siglo pasado, se han colocado en el parque frente a la puerta de la Muralla, de modo que ya son cuatro a los que se les ha buscado una ubicación junto a los que en marzo se pusieron frente a la basílica de San Vicente.

El parque de El Rastro de Ávila ha sido el lugar escogido por el Área de Turismo y Patrimonio del Ayuntamiento para la colocación de dos nuevos leones de piedra, después de los otros dos que se colocaron en marzo frente a la basílica de San Vicente, que hasta la remodelación de la plaza del Mercado Grande se encontraban allí situados y que han permanecido durante 12 años en dependencias municipales esperando para volver a ser parte del patrimonio de la ciudad.

 

El lugar escogido esta vez, con la autorización de la Comisión Territorial de Patrimonio, ha sido en la entrada del parque, al final del paseo, justo frente a la puerta de El Rastro de la Muralla. Allí los dos leones de 1,70 metros de altura y unos 700 kilogramos de peso cada uno, tallados en los años cuarenta del siglo XX, de quien se desconoce su autoría y que son una copia de los originales que se conservan en el entorno de la iglesia de San Pedro, se han colocado uno a cada lado de dicha entrada, mirándose frontalmente y de lado al recinto amurallado.

 

Los leones se encuentran en perfecto estado de conservación y, tal y como ha explicado la concejal de Patrimonio Histórico, Beatriz Jiménez, “no han necesitado ningún tipo de restauración”, y lo que se ha hecho con ellos es “quitarlos la basa que tenían y se los ha colocado unas barras de hierro para unirlos con las placas de piedra de la base para tener una mayor sujeción”. Además, ha aprovechado para mostrar su agradecimiento a la Comisión Territorial de Patrimonio, por su colaboración, y a la empresa encargada de la instalación, Conedavi S.L., porque “han hecho el trabajo de manera totalmente gratuita”.

 

Tras su ubicación y la de los otros dos leones del entorno de San Vicente, que están fechados en 1984, falta la colocación de otros dos más, de la misma época que los de El Rastro y que, tal y como señaló Jiménez, “aún estamos pendientes de buscar la mejor ubicación”, por lo que permanecerán de momento bajo custodia en dependencias municipales.