Dos ciudades amuralladas y una meta común

El alcalde de la ciudad portuguesa de Valença do Minho, acompañado de varios técnicos y responsables de su corporación, está visitando Ávila con el fin de conocer cómo acceder a ser Ciudad Patrimonio de la Humanidad

El teniente de Alcalde, José Francisco Hernández, recibe al presidente de la Cámara Municipal de Valença do Minho (ayuntamiento), Jorge Salgueiro.

 

Hernández ha señalado que se trata de “dos ciudades con una singularidad especifica pero que están dentro de un proyecto común que es Europa”.

 

España y Portugal, son dos países que durante mucho tiempo han vivido de espaldas pero que ahora intercambian experiencias y conocimientos “con el objetivo común del desarrollo de sus territorios y de su gente”.

 

Configuración de la ciudad de Ávila como Patrimonio de la Humanidad, las ventajas y también inconvenientes “que de todo hay”, además de explicar la ciudad europea de la accesibilidad.

 

El Alcalde Portugués, Jorge Salgueiro, ha señalado que Ávila es “una magnifica ciudad resultado del esfuerzo de los hombres, de los de hace unos siglos pero también a los que se han encargado de poner en marcha algunos proyectos que la han convertido en una joya del patrimonio mundial”.

 

Valença quiere saber cómo funcionan los pros y los contras de una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Ellos han presentado su candidatura hace un año, más o menos.

 

La localidad tiene una fortaleza que es patrimonio nacional, que recibe la visita de más 10.000 personas al día en los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Y se les producen situaciones complicadas para la movilidad para todos “no es fácil conciliar patrimonio y la atención de los discapacitados”. Algunas de las cosas tendrán que ser corregidas.

 

El proceso puede durar unos diez años, “aunque queremos ir algo más rápido”.

 

Verán el casco histórico artístico declarado patrimonio de la humanidad y la parte accesible de la muralla.