Dos agentes salvan la vida de un niño de año y medio que se estaba asfixiando ante la impotencia de su abuela

Dos agentes de la Policía Nacional salvaron la vida de un niño de año y medio de edad que se estaba asfixiando ante la impotencia de su abuela, según ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en un comunicado.

Los policías se encontraron con signos de asfixia, respiración dificultosa y un color de piel amoratado en el niño. Los agentes le salvaron colocándole en posición lateral de seguridad y abriéndole las vías respiratorias. Consiguieron que el menor mantuvieran las constantes vitales hasta la llegada de los servicios médicos.

La criatura se hallaba en brazos de su abuela en el rellano de la escalera. La mujer estaba muy nerviosa y sin poder aportar información sobre las causas del estado del menor. Los funcionarios fueron comisionados por el servicio 24 horas de la Sala del 091 ante lo que era un requerimiento prioritario y de máxima urgencia.

Al llegar al lugar los agentes escucharon fuertes gritos procedentes del segundo piso del inmueble. Una vez arriba pudieron observar a una mujer de avanzada edad y muy nerviosa que en su manos sostenía a un varón de corta edad con evidentes signos de asfixia. A pesar del gran estado de agitación que presentaba la abuela, los agentes lograron arrebatarle a la criatura e iniciar las maniobras básicas de reanimación.

Los servicios médicos informaron de que el menor estaba siendo sometido a pruebas para determinar los motivos por los que presentaba líquido en los pulmones y la faringe inflamada.

Las operaciones han sido llevadas a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, pertenecientes todos a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.