Donde Gürtel cierra una puerta, el PP madrileño abre una ventana

Y si no, que se lo digan a Miguel Ignacio González, cachorro 'popular' de la 'panda' de Alfonso Fernández Mañueco en su día, concejal después con Lanzarorte, edil también en Boadilla del Monte, Director General de Deportes de la Junta... y ahora 'super asesor' en Majadahonda.

La vida da muchas vueltas, y Miguel Ignacio González llevaba 'penando' políticamente su presunta implicación en la trama Gürtel mientras ejerció de concejal en Boadilla del Monte desde 2008. Despechado, se había convertido en un apestado del PP de Castilla y León. pero sin embargo mantuvo buenas relaciones en el partido en Madrid. Y eso le ha servido para que, tras una larga travesía en el desierto, en la que ha llegado a hacer hasta de extra en el cine, la vida le haya dado una segunda oportunidad en la que siempre ha sido su gran pasión, la política. Majadahonda, con su alcalde Narciso Foxá a la cabeza, le han recibido con los brazos abiertos (la oposición con un poco menos de cariño, claro está) como asesor, y con un sueldito de 44.000 euros al año, y lo que es mejor, con despacho propio contiguo al del primer edil. Miguel Ignacio vuelve a la primera fila...