"Don Ricardo es un hombre recio, curtido en la brega de nuestros pueblos"

Se suceden las valoraciones en la diócesis ante el nombramiento de Ricardo Blázquez como nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. Para el Vicario de Pastoral, José Mª García Somoza, es una gran alegría el ver que un hermano muy cercano va a desempeñar esta labor de servicio a la Iglesia

Somoza, que fue alumno suyo en la Pontificia de Salamanca y tiene con él una estrecha relación personal, define a Don Ricardo como "una persona sencilla y recia. Le considera un verdadero amigo, cercano y próximo, que siempre sabe de nosotros”. “Creo que para mí, al igual que para muchos sacerdotes de mi generación, es el hermano mayor, que siempre encontrarás cerca de ti cuando tengas la oportunidad de estar con él”.

 

De su talante, destaca por encima de todo su sencillez, pero también el hecho de que sea una persona recia, “curtido en los rigores extremos del invierno”. “Está curtido en la brega de nuestros pueblos, lo que le ha hecho un hombre muy cercano a todos, y especialmente a los sencillos. Eso le nace a él con naturalidad, porque él es así. Es muy noble, verdadero y sincero”. También considera que estamos ante un hombre “muy bien formado, que ha trabajado sobre uno de los teólogos más complicados del Protestantismo, como es Pannenberg (que plantea la Teología como una ciencia)”.

 

De su labor como obispo, apunta el hecho de que “se ha curtido en diócesis complicadas. Santiago no era fácil. TampocoPalencia en aquel momento. No era fácil tampoco ser obispo tantos años de una diócesis tan complicada en aquellos momentos como era Bilbao. Sin embargo, él lo hizo sencillo. Afronta los problemas muy desde dentro, sabiendo encajar la situación.

Es el Pastor que no va a entrar al trapo de preguntas que sólo buscan hacer saltar la chispa. Él va a las verdaderas cuestiones de del hombre de hoy, que no son simplemente cuestiones de política eclesial, sino cuestiones de fondo del hombre de hoy. Él conoce bien todo este mundo, y va a saber responder a ello”.

 

Asimismo, el Vicario de Pastoral que la noticia es una gran alegría “por ver a un hermano muy cercano, nacido de esta Iglesia diocesana, que sirve a la Iglesia de España y a la Iglesia universal en esta tarea nada fácil”. “También tenemos el compromiso de orar con él, ayudarlo en su tarea desde nuestra compañía y comprensión, para alentarle desde ahí y desde nuestra oración”.

 

Considera que este nombramiento constituye también un reto, una llamada para todos los abulenses, para que sean conscientes de que, a pesar de ser una diócesis pequeñas, "todos estamos llamados a ofrecer al Señor lo mejor de nuestra vida, porque Él puede hacer cosas grandes con nosotros, como lo vemos con él. Poder decir que un hijo de nuestra diócesis lleve a cabo esta misión dentro de la Iglesia española y para la sociedad, supone un aliento para todos nosotros, para prepararnos para servir cada día mejor a la Iglesia”.

Noticias relacionadas