Dolores Ruiz-Ayúcar es elegida por el patronato como nueva presidenta de la Fundación Caja de Ávila

Doroles Ruiz-Ayúcar y Pablo Luis Gómez, tras el anuncio del cambio en la presidencia de la Fundación. / Foto: Antonio S. Sánchez

La política abulense, propuesta para el cargo por el presidente saliente, Pablo Luis Gómez, ha sido designada para el cargo por nueve votos a favor y cuatro en blanco en la votación llevada a cabo en el seno del patronato de la Fundación, de modo que ostentará el cargo hasta el 4 de febrero de 2016, cuando se conformará el nuevo y definitivo patronato.

La renuncia por parte del hasta ahora presidente de la Fundación Caja de Ávila, Pablo Luis Gómez, al jurar como cargo electo en el Ayuntamiento de Ávila como concejal, lo que es incompatible con dicho puesto, ha dado lugar a que el patronato de la fundación escoja como nueva presidenta a Dolores Ruiz-Ayúcar, ex alcaldesa de Ávila, doce años procuradora en las Cortes de Castilla y León y responsable de Servicios Sociales de la Diputación Provincial.

 

En su presentación oficial como nueva presidenta, tras la última reunión ordinaria del patronato, Ruiz-Ayúcar ha señalado que su deseo es mantener la forma de trabajar como se viene haciendo en la Fundación, además de potenciar las actividades que ya se realizan, centrándose especialmente en Venero Claro, además de que ha destacado que hará todos los esfuerzos para que el pintor Antonio López vuelva para dar sus cursos, porque “es muy importante para Ávila”, ha asegurado.

 

La nueva presidenta ha destacado además que su intención es mantener la estructura actual del patronato, manteniéndose Luis Sánchez como vicepresidente, algo que se decidirá en una reunión que tendrá lugar de forma inminente, aunque, ha advertido que “será el 4 de febrero de 2016 cuando se lleven a cabo los cambios que se tengan que hacer con la conformación del nuevo patronato”. Además, ha anunciado, “enviaremos un escrito para traer al miembro catorce en representación del Ayuntamiento de Ávila”.

 

DESPEDIDA DE PABLO LUIS GÓMEZ

 

El ya ex presidente de la Fundación Caja de Ávila ha destacado en su despedida que “íbamos para tres meses y al final han sido 34 en los que hemos creado un buen equipo con gente muy generosa que ha trabajado mucho de forma altruista por un objetivo común, que no era otro que sacar adelante esta Fundación”.

 

Gómez ha valorado muy positivamente su etapa en la Fundación, que “estaba avocada a la desaparición y la hemos conseguido salvar junto a varios puestos de trabajo”. El ex presidente ha recordado que “lo mejor ha sido poder salvarla, y lo peor liquidar la Caja de Ávila, emblema de nuestra ciudad y el proceso de ERE que tuvimos que llevar a cabo, que para salvar algunos empleos tuvimos que sacrificar otros”.