Dispositivo especial de vigilancia de las carreteras convencionales entre el 20 y 26 de octubre

Con este dispositivo Tráfico pretende mejorar la seguridad vial en las carreteras convencionales, se trata de conseguir unas carreteras y entornos diseñados en función de las capacidades humanas y tecnológicas

Entre los días 20 y 26 de octubre la Dirección General de Tráfico llevará a cabo una campaña especial de concienciación, a través de divulgación de mensajes en medios de comunicación y de intensificación de controles en las carreteras por parte de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Se controlará la velocidad, los adelantamientos indebidos, la ingesta de alcohol o drogas, uso del casco y sistemas de retención, utilización del teléfono móvil durante la conducción, así como de auriculares, manipulación de navegadores o de cualquier otro elemento que pueda producir distracción, documentación del vehículo y del conductor y, en general, cualquier infracción de la normativa vigente en materia de circulación y seguridad vial.

 

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil aumentarán los controles sobre dicho factor de riesgo, con el objetivo de realizar hasta 45.000 controles a conductores que circulen por las carreteras.

 

Respecto al tipo de vía, las carreteras convencionales son las más peligrosas. Presentan una alta siniestralidad, a pesar de que su densidad de tráfico no es demasiado elevada.

 

Uno de los objetivos prioritarios en la nueva Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 es mejorar la seguridad vial en las carreteras convencionales. Se trata de conseguir unas carreteras y entornos diseñados en función de las capacidades humanas y tecnológicas.


Dos líneas principales:

 

1.- Mejorar la seguridad de las carreteras convencionales a través de su diseño, especialmente para evitar salidas de la vía y colisiones frontales.

 

En una carretera convencional, las intersecciones e incorporaciones, habitualmente, están al mismo nivel, los trazados de las carreteras suelen ser antiguos, hay muchos tramos montañosos y es necesario invadir el sentido contrario al adelantar, con el riesgo que esto supone. Por ello, poner en marcha medidas de bajo coste y alta efectividad para reducir el riesgo de la carretera convencional es una prioridad en los próximos años.

 

2.- Conseguir comportamientos más seguros en las carreteras convencionales.

 

Necesidad de incrementar la vigilancia y el control en este tipo de vías, con objeto de disuadir a los infractores de las normas de tráfico.

 

ESTRUCTURA DE LA RED DE CARRETERAS

 

Se estima que la red viaria pública española asciende a más de 660.000 km, de los cuales más de 489.000 corresponden a los ayuntamientos (siendo 361.000 interurbanos y 128.000 urbanos) y 11.300 a otros Organismos, de acuerdo con una encuesta realizada en el año 1998.

 

Los 165.361 km de vías interurbanas titularidad del Estado, Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales y Cabildos, correspondientes al año 2013 están recogidos y clasificados en los anuarios estadísticos del Ministerio de Fomento, mientras que del resto de kilómetros del viario no se recoge con precisión información actualizada sobre su extensión y características.

 

De los 165.361 km de vías interurbanas mencionados en el párrafo anterior, eran autopistas de peaje 3.026 km, el 2% del total; autopistas libres y autovías 11.955 km, el 7%; carreteras de doble calzada 1.602 km, el 1%, y 148.778 km corresponden al resto de vías, el 90% del total.

 

- Longitud (km) de la red de vías interurbanas distribuidas por titularidad y tipo de vía. Año 2013.

 

Los titulares de las vías interurbanas pueden ser el Estado (Red de Carreteras del Estado), las Comunidades Autónomas, las Diputaciones Provinciales y Cabildos. La Red de Carreteras del Estado tenía en 2013 26.037 km, de los cuales el 45% son de gran capacidad (autopistas, autovías y carreteras de doble calzada). Por el contrario, en el conjunto de las redes autonómicas y provinciales, las vías de gran capacidad representan únicamente el 4% del total.


- Longitud (km) de la red de vías interurbanas. Evolución 2004-2013.

 

PRINCIPALES CIFRAS DE SINIESTRALIDAD VIAL A RESALTAR

 

El número de accidentes de tráfico con víctimas en nuestro país venía presentando en los últimos años una reducción global. En el año 2012 cambió la situación produciéndose 88 accidentes con víctimas más que en el año anterior. Sin embargo, tanto el número de fallecidos como de heridos graves descendió un 8% al mismo tiempo que se producía un incremento en un 1% de los heridos leves. En el año 2013, se observa un incremento del 8% de los accidentes con víctimas y del 9% de los heridos leves, junto con un descenso del 12% en los fallecidos y del 3% en los heridos graves.

 

Los incrementos detectados en accidentes con víctimas y en heridos leves están en gran medida relacionados con mejoras en la notificación en el ámbito urbano.