Disfrutando con niños y mayores de las bambalinas del Circo

En la tarde del jueves 4 de julio darán comienzo las actividades del 7º Festival de Teatro de Calle y Artes Circenses. Pero desde el martes 2 se ha desarrollado el Campamento de Circo Urbano y los talleres para niños y mayores: de telas y acrobacias, de bufón o de danza de calle

Durante las mañanas de esta semana a lo mejor habéis visto a un grupo de unos 23 niños con varios monitores realizando juegos malabares e invadiendo en centro de la ciudad. Son los participantes en el Campamento de Circo Urbano paralelo a las actividades del Festival de Teatro de Calle.

Pero ahora los aspirantes a formar parte del maravilloso mundo del circo no llevan la cara pintada, ni narices rojas, ni zapatones…ahora son como tú y como yo, unos niños con mucha imaginación que se inventan historias e improvisan sin necesidad de maquinitas o televisión.

 

Y es que no hay nada como alimentar la improvisación y jugar con otros para que luego lo apliquen en el día a día. Los niños que forman parte de este singular campamento tienen entre cinco y trece años, niños y niñas, que sólo quieren descubrir cómo se trabaja en un Circo desde dentro.

 

Y cada vez son más los aprendices de la tramoya los que se apuntan a este campamento, muchos de ellos no es la primera vez que participan, y además arrastran a sus amigos o hermanos a disfrutar de esta singular locura.

Artes circenses, malabares, manejo de telas, incluso sus propios artilugios. Y como nos comenta Sergio Pindado, uno de los monitores,  “es más divertido para los niños, que tienen más imaginación, y nos sorprenden mucho”.

 

Para los mayores el Episcopio y las calles del casco histórico son el escenario para practicar su taller de danza y acrobacias con aéreos y telas, o el taller de bufones que se realiza por la tarde-  complemento.

 

Es una pena no tener diez años y realizar todas estas actividades riéndose de uno mismo y de la vida.