Diputación de Málaga alerta sobre las secuelas de la violencia de género en los hijos menores de mujeres maltratadas

La Diputación de Málaga ha celebrado este martes la segunda edición de la Jornada Provincial sobre Violencia Machista, que ha dedicado a los menores como víctimas invisibles de los malos tratos en hogares, y en la que se ha alertado de que los hijos de mujeres maltratadas tienen "el riesgo de padecer problemas psicológicos, físicos y sociales, el impacto emocional que ocasiona escuchar en el ámbito familiar gritos, insultos, golpes o el hecho de percibir el miedo y el estrés de sus madres que finalmente sienten ellos", ha comentado la diputada de Igualdad y Participación Ciudadana, Pilar Conde.
MÁLAGA, 13 (EUROPA PRESS)

La Diputación de Málaga ha celebrado este martes la segunda edición de la Jornada Provincial sobre Violencia Machista, que ha dedicado a los menores como víctimas invisibles de los malos tratos en hogares, y en la que se ha alertado de que los hijos de mujeres maltratadas tienen "el riesgo de padecer problemas psicológicos, físicos y sociales, el impacto emocional que ocasiona escuchar en el ámbito familiar gritos, insultos, golpes o el hecho de percibir el miedo y el estrés de sus madres que finalmente sienten ellos", ha comentado la diputada de Igualdad y Participación Ciudadana, Pilar Conde.

En este sentido, Conde ha resaltado una de las consecuencias que más preocupa como es la transmisión generacional. "Hay muchas probabilidades de que los niños reproduzcan conductas violentas en la edad adulta y las niñas tendrán una mayor predisposición a ser víctimas. La familia es muy importante en la formación de las niñas y los niños. Sus padres son sus modelos. Si los padres ejercen violencia se refuerza el aprendizaje de conductas agresivas", ha señalado.

De esta forma, tal y como ha expresado, desde el ente supramunicipal se pretende con este encuentro que "todo tipo de profesionales de la provincia que directa o indirectamente intervienen en el ciclo de la violencia de género puedan conocer de primera mano cómo afecta este tipo de violencia a los hijos e hijas de las víctimas".

EL 65 POR CIENTO DE LAS VÍCTIMAS TIENEN HIJOS MENORES

La Macroencuesta de Violencia de Género de 2011 realizada por la Diputación, sobre una muestra de 8.000 mujeres, ha arrojado que el 65 por ciento tiene a su cargo hijos menores cuando han sido maltratadas por su pareja. Y el 54,7 por ciento de las víctimas han indicado que los menores sufrieron directamente situaciones de violencia en algún momento.

Por ello, desde la institución provincial se ha valorado la necesidad de crear el Servicio de Atención Psicológica, que a través de la entidad Pandora, atienda en los municipios malagueños con puntos de información tanto a las mujeres como a los menores, víctimas de malos tratos.

Según Conde, el servicio que se puso en marcha el pasado mes de agosto ha tenido "una buena acogida", realizándose hasta la fecha un total de 80 atenciones a 20 menores con una edad media de 12 años. "Con estas jornadas, damos un paso más en el análisis para buscar soluciones a esta lacra social", ha expresado.

El encuentro ha girado en torno a la ponencia que ha ofrecido la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, quien bajo el título 'Líneas de actuación para lograr una sociedad libre de violencia de género, con especial atención a los menores', ha trasmitido a los asistentes los objetivos y la labor que se lleva a cabo desde el Ejecutivo central sobre esta problemática que afecta tanto a las víctimas como a los hijos.

"Creemos firmemente que de la violencia se sale. Muchas mujeres sobreviven a la violencia recuperando su dignidad y disfrutando de una vida nueva", ha manifestado Hernández, al tiempo que ha añadido que una sociedad libre de malos tratos "sólo se puede conseguir con la suma de todas las personas que de alguna manera estamos involucradas en esta noble tarea".

Igualmente, ha querido trasmitir un recuerdo sentido y profundo a las 40 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de 2012, así como a sus familias y entornos. En la última década, el número de víctimas asciende a 644, según los datos que dispone la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.