Dimite el viceconsejero de Fomento de Melilla (PP) por el "linchamiento" a su familia tras adjudicar una VPO a su hija

El viceconsejero de Fomento de Melilla y presidente de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (Emvismesa), Juan Antonio Iglesias (PP), ha dimitido de sus cargos "por el linchamiento sufrido por mi familia" tras la polémica creada por la concesión a su hija de una vivienda de protección oficial (VPO) de la propia Emvismesa.
MELILLA, 1 (EUROPA PRESS)



En rueda de prensa, Iglesias ha dicho que se va porque "como padre me siento en la obligación de defender a los míos" de lo que ha calificado como "un linchamiento a mi hija que no deseo a nadie" y también porque no quiere "entorpecer la magnífica labor del Gobierno" de la Ciudad Autónoma.

El hasta ahora número dos de Fomento ha asegurado que su hija cumplía con los requisitos para la concesión de dicha vivienda y se preguntó si "los hijos de los políticos no tienen derecho a una vivienda", apelando a continuación al artículo 14 de la Constitución, en el que se establece la igualdad de todos los españoles sin ningún tipo de discriminación.

El ex viceconsejero ha indicado no obstante que el 30 de enero mandó al presidente Juan José Imbroda su escrito de renuncia porque un día antes un equipo de televisión nacional sometió a un seguimiento a su hija y al resto de su familia "actuando como verdaderos paparazis".

Así ha asegurado que "desde que empezó el día hasta que acabó" estuvieron grabando la casa de su hija y a las personas que había en su interior, "entre ellos a mi nieto" de corta edad, y "acorralaron a mi mujer metiéndole prácticamente el micrófono en la boca" entre los periodistas y unos vecinos que les habían denunciado por dicha concesión, acciones por las que tuvieron que llamar en dos ocasiones a la Policía Local y a la Policía Nacional.

"UN ACOSO QUE NO DESEO A NADIE"

Juan Antonio Iglesias criticó que incluso quisieron introducirse en la vivienda y les siguieron filmando, "un acoso que no os deseo a nadie" reiteró en su comparecencia pública.

El ya ex presidente de Emvismesa ha aseverado que su hija cumplía con los requisitos para ser adjudicataria porque si bien cuando se le concedió una vivienda en febrero de 2012 aún no tenía la hipoteca aprobada por el banco, sí logró posteriormente, una posibilidad que afirma se le permite a todos "por lo difícil que es lograr una hipoteca".

Sin embargo, ha avanzado que su hija ha renunciado a seguir en esta vivienda "por el linchamiento sometido" y que la abandonará "próximamente, por mí lo antes posible".