Diez preguntas sobre la huelga que siempre quiso hacer… y sus respuestas

TRIBUNA arroja algo de luz sobre las cuestiones más frecuentes que pasan por la cabeza de los trabajadores ante una convocatoria de huelga

Una huelga general es algo que no se vive todos los días y que se asocia indefectiblemente a tiempos convulsos. Políticos por un lado, patronal por otro, y sindicatos al pie del movimiento, viven en estas jornadas momentos de especial relevancia que marcan los meses anteriores y posteriores a estas relevantes fechas.

Por la cabeza del trabajador siempre circulan preguntas que muchas veces quedan sin respuesta entre la comunicación aplastante de los medios de comunicación y la verborrea política y sindical que todo lo inunda.

En TRIBUNA nos hemos puesto en la cabeza de un ciudadano cualquiera, nos hemos realizado esas diez preguntas que siempre quisimos saber y hemos localizado las respuestas. Aquí va este particular decálogo…

1-. ¿Qué es una huelga general?

Según la Wikipedia, una huelga general o paro general es una huelga que afecta simultáneamente a todas las actividades laborales.

La huelga general es convocada por el movimiento sindical -sindicatos y centrales obreras- y dirigida al conjunto de trabajadores.

La convocatoria y participación en la huelga general puede dirigirse exclusivamente a la clase trabajadora o ser más amplia y afectar a otros sectores y organizaciones sociales como estudiantes, parados o desempleados, jubilados, pudiendo recibir apoyo de sectores no tradicionales del movimiento obrero cuando las reivindicaciones afectan a todo el conjunto social: reconversiones económicas, reconversión industrial, deslocalización de empresas, depresiones, crisis económicas y financieras.

2-. ¿Cuántas huelgas generales se han vivido en España y cual fue la primera?

La huelga general ludista de 1855 se considera la primera huelga general convocada en territorio español. La Huelga general revolucionaria de 1917, fuertemente reprimida por los militares, es la primera gran huelga general del siglo XX, seguida por la llevada a cabo en la Revolución de 1934 -en los preludios del franquismo- y continuada por la convocada contra la sublevación militar del 18 de julio de 1936.

La dictadura franquista hizo imposible cualquier manifestación sindical y mucho menos la convocatoria de huelgas generales.

No será hasta después de la muerte de Franco en el mes de noviembre de 1975, cuando se vuelva a recuperarse la presencia de la actividad sindical y puedan convocarse huelgas, ya sean de carácter sectorial o general.

La primera huelga general que tuvo lugar, todavía en el período preconstitucional y durante la transición política, fue con el primer gobierno de Adolfo Suárez de 1976 siguiendo otra durante la Legislatura Constituyente de España de Adolfo Suárez y las posteriores huelgas generales, ya en plena democracia constitucional, estando en el gobierno los presidentes Felipe González (4), José María Aznar (1) y José Luis Rodríguez Zapatero (1).


3-. ¿Cualquier trabajador tiene derecho a la huelga?

Sí, con la llegada de la socialdemocracia a comienzos del siglo XX el derecho de huelga fue reconocido internacionalmente como un derecho esencial de los trabajadores constitutivo de la libertad sindical. Se trata de uno de los derechos de segunda generación, que se reconoce en la actualidad en la mayoría de los ordenamientos internos y en tratados internacionales de alcance universal como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

La Constitución Española reconoce el Derecho a la Huelga en su artículo 28: 2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La Ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

4-. ¿Qué tengo que hacer si voy a secundar la huelga? ¿Tengo que comunicarlo a la empresa?

No, ningún trabajador está obligado a comunicar a la empresa va a hacer huelga. La ley protege a todos los trabajadores precisamente para tratar de evitar presiones para no ejercer este derecho que asiste a todo trabajador.

5-. ¿Me pueden descontar del sueldo la jornada de huelga si la secundo?

Efectivamente, la ley asiste a la empresa para descontar el importe total de las horas no trabajadas.

La ‘quita’ incluirá tanto las partes proporcionales correspondientes al salario base como a los complementos salariales, así como las correspondientes a pagas extraordinarias. Durante ese día además el contrato entre trabajador y empresa queda ‘en suspenso’, de manera que esa jornada no figurará como cotizada a efectos de Seguridad Social pues el trabajador pasará a situación de ‘alta especial’.

6-. ¿Puedo optar por utilizar la argucia de pedir un día libre para secundar la huelga pero que no me descuenten el día?

Sí. Pero en ese caso, como en cualquier otro día del año, será el empresario el que decida si otorgar o no el permiso. En algunos convenios colectivos aplicados en determinadas empresas se puede establecer a este respecto un régimen específico.

7-. ¿Si mi empresa decide cerrar sus puertas y no abrir en un día de huelga y yo no quiero secundarla, me descuentan igualmente el día de trabajo y el sueldo pertinente?

No, obviamente no. Ni le podrían descontar el día de su sueldo ni suspender la cotización a la Seguridad Social ni contabilizarle el día como disfrutado libre.

8-.¿La empresa puede obligar a un trabajador a formar parte de los servicios mínimos?

Las empresas, efectivamente, están facultadas para asignar, conjuntamente con la representación sindical, las personas necesarias para garantizar la prestación de los servicios mínimo. Sólo en el caso de que los representantes de los trabajadores no mantengan una interlocución con la empresa para llegar a un acuerdo, ésta podrá hacer elegirlos directamente.

En el caso de las empresas públicas, las responsables de asignar los servicios mínimos serán las propias instituciones de las que dependen. En unos casos los habrán acordado directamente con los sindicatos, mientras que en otros podrán hacerlo por decreto. Los servicios mínimos serán de obligado cumplimiento.

9-. ¿Qué es un piquete?

Es una persona cuya labor consiste en informar o persuadir a los trabajadores de cualquier empresa o servicio público sobre los beneficios de secundar la huelga. En ningún caso podrán presionar verbal o físicamente a otros trabajadores ni a la empresa.

10-. ¿Tanto como empresario como trabajador puede denunciar a un piquete que me impide físicamente ir a trabajar un día de huelga? ¿cómo lo hago?

Como cualquier otra agresión, la agresión o impedimento por medios físicos por parte de un piquete para que un empresario o trabajador no pueda acceder a su puesto de trabajo puede ser denunciada ante las fuerzas de seguridad del Estado del territorio en cuestión u, obviamente, ante los juzgados competentes.

Lo aconsejable, como ante otros delitos, es interponer la denuncia en la Comisaría más cercana.