Diez empresas de Nueva Rumasa piden renegociar la deuda para evitar insolvencia

Afectadas. Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elorriaga, Ibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y el equipo de fútbol Rayo Vallecano, filiales perjudicadas
AGENCIAS

Diez empresas de Nueva Rumasa se acogieron al procedimiento especial de la Ley Concursal que otorga un plazo de hasta cuatro meses para negociar con los acreedores un plan de pagos y evitar así entrar en suspensión de pagos. Las empresas Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Ibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y el equipo de fútbol del Rayo Vallecano comunicaron ayer a los juzgados esta medida, ha anunciado el patriarca de Nueva Rumasa, José María Ruiz Mateos, en una rueda de prensa en Madrid, junto a seis de sus hijos.

Según la familia Ruiz Mateos, esta medida se adoptó para proteger los intereses de los empleados y de los inversores que depositaron en el grupo su confianza.

La deuda bancaria de las empresas del Grupo Nueva Rumasa asciende a 700 millones de euros y, según José María Ruiz-Mateos hijo, la mayor parte corresponde a las diez empresas que se han acogido a este procedimiento de la Ley Concursal.

Los miembros de la familia Ruiz Mateos han asegurado que esta medida no va a afectar al día a día de las empresas ni al patrimonio de Nueva Rumasa, que cifraron en 6.000 millones de euros.

Añadieron que con esta decisión se garantizan los puestos de trabajo y los fondos que 5.000 inversores han depositado en la compañía a través de los pagarés y participaciones emitidas. José María Ruíz Mateos hijo ha avanzado que la renegociación que ahora comienza con los acreedores no comportará ninguna quita sino aplazamientos de pago, aunque no quiso precisar el tiempo.