Detienen en Huesca a un francotirador... de gatos

El gato muerto por disparos

La Guardia Civil investigó la muerte de un gato por arma de fuego y ya habían aparecido otros, aunque su muerte no se había denunciado. El detenido tiene una carabina que coincide con la que ha realizado los disparos.

La sección de Huesca del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha esclarecido un caso de maltrato animal en la localidad de Sariñena, la muerte de un gato, cuyo supuesto autor es un hombre, de 57 años.

 

La Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, según ha informado en una nota de prensa, ha desarrollado la investigación en el marco de la denominada Operación 'Quin', que comenzó después de que un vecino de Sariñena denunciara en marzo de 2015, la muerte de su gato por disparos de carabina.

 

La Benemérita detectó, asimismo, que en este municipio habían aparecido al menos otros tres gatos muertos por disparos, si bien los hechos no habían sido denunciados.

 

Tras efectuar la necropsia al animal, se le extrajo del costado izquierdo un proyectil del calibre 6.35 milímetros, que fue la causa de su muerte, según el informe efectuado el veterinario.

 

Esto permitió determinar que el disparo provenía de una carabina de aire comprimido de gran calibre y, tras varias investigaciones sobre la autoría de los hechos, se procedió al decomiso de un arma de estas características, perteneciente a un posible sospecho.

 

La carabina fue enviada al servicio de criminalística de la Guardia Civil en Madrid, para el pertinente estudio balístico, y los resultados del mismo determinaron sin ningún género de dudas que el proyectil extraído del cuerpo del gato había sido disparado por la carabina intervenida, han apuntado las mismas fuentes.

 

Por ese motivo, el SEPRONA procedió a la instrucción de las oportunas diligencias y a investigar --anteriormente imputar-- a un varón de 57 años, vecino de la Comarca de los Monegros, como presunto autor de un delito de maltrato animal. Las diligencias han sido entregadas al Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca.