Detenidos los presuntos autores de al menos cinco robos en domicilios abulenses

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres individuos, con edades comprendidas entre los 27 y los 43 años, como presuntos autores de al menos cinco robos con fuerza en domicilios ocurridos desde el pasado mes de abril en Ávila. Dos de los arrestados fueron sorprendidos “in fraganti” cuando trataban de huir tras el último de sus asaltos mientras que el tercero fue detenido poco después pese a que intentó hacerse pasar por un turista. La autoridad judicial ya ha decretado su ingreso en prisión

Los hechos tuvieron lugar en torno a la una del mediodía del pasado jueves. Una llamada de un ciudadano al teléfono de emergencias del Cuerpo Nacional de Policía (Sala del 091) informaba de que se acababa de cometer un robo con fuerza en el interior de un domicilio por parte de dos individuos que acaban de emprender la huida. Además, la víctima describía los rasgos físicos y la ropa que vestían los presuntos autores.

 

Al lugar se dirigió rápidamente un vehículo camuflado que localizó en las inmediaciones al lugar del robo a dos individuos cuyas características físicas coincidían con las facilitadas por la víctima. Una vez identificados, los agentes procedieron a revisar sus pertenencias hallando en los bolsos que portaban numerosos objetos que, presumiblemente, acababan de sustraer de la vivienda violentada. Puesto que no pudieron explicar de dónde procedían esos efectos fueron detenidos y trasladados a la Comisaría de Policía.

 

Seguidamente sería detenido un tercer miembro de la banda que esperaba en las proximidades dentro de un vehículo para facilitar la huida una vez cometidos los robos. En el momento de ser detenido argumentó que se encontraba de turismo en Ávila si bien los agentes que le interceptaron no creyeron esta versión toda vez que en su automóvil portaba numerosas herramientas con las que supuestamente fracturaba las cerraduras de las viviendas, entre ellas un taladro percutor.

 

Los tres miembros de esta banda actuaban siempre siguiendo un mismo “modus operandi” donde cada uno de ellos desempeñaba un rol determinado. Uno de ellos pulsaba los telefonillos de las viviendas para asegurarse de que se encontraban vacías, improvisando cualquier excusa en el supuesto de que algún vecino respondiera.

 

Una vez comprobado que el domicilio estaba vacío forzaba el bombín de la cerradura con un taladro percutor de alta gama de tal forma que cuando sus compinches acudían a la vivienda podían acceder fácilmente sirviéndose de una ganzúa con la que manipular los mecanismos de la cerradura. Dos de los ahora detenidos accedían al inmueble y en unos minutos desvalijaban el piso mientras que un tercero les esperaba en el interior de un vehículo en una calle aledaña dispuesto para emprender la huída.

 

Además de las herramientas que portaba uno de los detenidos, a los otros dos se les incautaron también joyas, relojes, teléfonos móviles, una cámara de fotos y un ordenador portátil, entre otros efectos, además de dinero en efectivo.

 

Los detenidos, a los que se les atribuyen al menos cinco robos con fuerza en domicilios ocurridos en Ávila desde abril, se negaron a prestar declaración en dependencias policiales por lo que fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que decretó su ingreso en prisión.