Detenido un hombre por presunta corrupción de menores haciéndose pasar por una chica en internet

Intervenidas fotografías de menores de edad y archivos de pornografía infantil


SEVILLA, 10 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a F.M.C.R., de 35 años de edad, como presunto autor de un delito de corrupción de menores al emplear un perfil falso en una conocida red social para hacerse pasar por una chica con el objetivo de contactar con adolescentes, a quienes después convencía para que les enviaran fotografías de contenido sexual.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, en la vivienda del arrestado se incautaron del disco duro de un ordenador, un teléfono móvil y una tarjeta de memoria donde se almacenaban cientos de archivos de contenido pornográfico.

La investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta por el padre de un menor de 13 años de edad debido a que su hijo había iniciado una relación de amistad, a través de una conocida red social, con una supuesta chica que le pidió intercambiar fotografías íntimas de contenido sexual, y que finalmente resultó ser un varón mayor de edad.

Los agentes comenzaron las pesquisas en torno al falso perfil que estaba registrado en la red social y descubrieron que contaba con más de 400 usuarios agregados, de los cuales 261 correspondían a menores de edad de diferentes puntos de la geografía española, principalmente de la provincia de Sevilla.

Asimismo, se comprobó que desde ese perfil fraudulento el titular había mantenido conversaciones de contenido sexual con menores, llegando incluso en alguna ocasión a contactar con ellos a través de videollamadas en tiempo real.

De esta manera, una vez que se había ganado la confianza de los adolescentes, el presunto culpable solicitaba a sus víctimas fotografías y vídeos con contenido sexual y pornográfico.

LOCALIZACIÓN Y DETENCIÓN DEL AUTOR

Gracias a las comprobaciones realizadas sobre la cuenta del investigado y la actividad del mismo en la red, se pudo localizar al titular en un domicilio de Sevilla desde el que se habían realizado las conexiones a Internet.

El dispositivo puesto en marcha para su localización permitió su posterior arresto y en el registro del inmueble los investigadores intervinieron el disco duro de un ordenador, un teléfono móvil y una tarjeta de memoria que fueron analizadas posteriormente, y que contenían cientos de archivos de fotografías de menores de edad con los que contactó, conversaciones de mensajería instantánea con los mismos de índole sexual, archivos de pornografía infantil y programas de intercambio de archivos en Internet.

La investigación, que está siendo realizada por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla, continúa abierta a fin de localizar a nuevas víctimas.

CÓMO EVITAR EL SEXTING Y EL GROOMING EN LA RED

La Policía ha explicado a propósito que tanto el grooming --contactos con menores de edad a través de internet para abusar sexualmente de ellos o producir pornografía infantil-- como el sexting --intercambio de archivo de fotografías de índole sexual que puede dar lugar al conocido como bullying o ciberbullying-- son conductas delictivas cuyas víctimas suelen ser menores de edad, por lo que la prevención en este caso resulta crucial.

Una buena concienciación para el buen uso de las nuevas tecnologías ayudará a los más jóvenes a detectar los contenidos y las interacciones que pueden dar lugar a situaciones perjudiciales para ellos, por lo que el control parental y la educación a la hora de navegar por internet son fundamentales para la prevención de este tipo de delitos.

Finalmente, se destacan diferentes consejos para que los adolescentes los tengan en cuenta a la hora de usar internet, por ejemplo el hecho de no subir fotografías comprometedoras en la red que puedan ser usadas por terceros en nuestra contra, vigilar los contactos que se agregan evitando tener contactos desconocidos, limitar el uso de la webcam y no confiar en quien se encuentra al otro lado si no lo conocemos, usar contraseñas seguras, no compartirlas y cambiarlas periódicamente o pedir ayuda a un adulto en caso de problemas.

Igualmente, y sobretodo en edades muy tempranas, no se debe dejar nunca a los menores solos ante la pantalla del ordenador para evitar el acceso por error a contenidos inapropiados para ellos.