Detenido un hombre por diez robos en viviendas en Burgos

La Guardia Civil ha detenido en Valencia a un hombre al que se le imputan una veintena de robos con fuerza en viviendas en distintas comunidades autónomas, entre ellos en Burgos, de las que sustrajo joyas, dinero, teléfonos y equipos informáticos, entre otros objetos.

Según han informado fuentes del instituto armado, el detenido, N.T., se le imputan robos en vivienda de Cantabria, Cuenca, Burgos y Valencia, que solía cometer cuando dormían sus moradores. Además, se investiga su participación en otros en Francia.

 

En concreto, en Burgos se produjeron dos robos en Briviesca y Medina de Pomar el pasado mes de febrero; los diez robos en Cantabria se produjeron en las localidades de Muriedas (cinco), Las Presillas (uno), Parbayón (uno), Liérganes (uno), Santa María de Cayón (uno) y Hoznayo (uno), en los meses de enero, febrero y marzo.

 

En Cuenca se registraron siete robos, todos ellos en la localidad de Fresneda de la Sierra, en marzo, y en Valencia uno, en Alfafar, en abril.

 

La operación, denominada 'ADO', se puso en marcha por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Camargo (Cantabria) tras producirse varios robos en chalés, principalmente en Muriedas, en los primeros meses del año. Los robos se cometían por la noche y aprovechando que la puerta de entrada en la vivienda estaba cerrada sólo con el resbalón de la cerradura.

 

Las investigaciones permitieron seguir la pista a uno de los efectos sustraídos, que a su vez llevó a los agentes hasta un hombre rumano, que residiría en la ciudad de Valencia, sin ocupación laboral, pero al que constaban importantes movimientos bancarios y compras de vehículos.

 

Se constató que el sospechoso realizaba periódicamente desplazamientos por el norte de España, de dos o tres días de duración, en solitario y sin alojarse en establecimientos de hostelería, así como evitando las principales de comunicación.

 

A pesar de que facilitaba diferentes domicilios cuando realizaba algún trámite en organismos oficiales para evitar ser detectado, se consiguió averiguar su residencia real en Valencia, tras múltiples pesquisas.

 

Cuando se dispuso de suficientes datos, los efectivos de la Guardia Civil de Camargo se desplazaron a Valencia, donde el pasado mes de junio detuvieron al sospechoso, tras interceptarlo cuando circulaba con un vehículo, con el que chocó contra el de los agentes para intentar no ser arrestado.

En el momento de su detención, el hombre llevaba más de 2.000 euros en metálico. En el registro domiciliario se encontraron otros 3.500 euros, un reloj cuyo precio de venta supera los 34.000 euros y piezas de joyería. Además, en casas de compraventa se intervinieron varias ventas de piezas de joyería y un reloj.

 

Tras su detención, se averiguó que el detenido viajaba a Marruecos y a Francia para vender los objetos sustraídos relacionados con electrónica, en el primer país, y joyas y similares en el segundo, donde también pudo haber cometido algún robo en viviendas, cuyos efectos vendía en España.

 

La investigación continúa abierta con el fin de averiguar si alguno de los efectos recuperados pudieran proceder de hechos delictivos cometidos en Francia.