Detenido un empleado de un bar en Gijón acusado de envenenar la comida

Diez personas, entre los que están los dueños, han padecido dolencias que pueden llegar a causar la muerte


GIJÓN, 13 (EUROPA PRESS)

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a un hombre de 55 años, acusado de envenenar la comida del bar en el que trabajaba, en el barrio gijonés de Cimadevilla, y que motivó que hasta diez personas del local, entre ellas los dueños, hubieran padecido dolencias prolongadas, que, de continuar, podrían haber conllevado la muerte, ha confirmado a Europa Press un portavoz de la Comisaría gijonesa.

El detenido, A.A.F.F., vecino de Gijón pero natural de Ciaño (Langreo), supuestamente utilizó cianamida y ácido ascórbico, un preparado que se vende en las farmacias bajo el nombre de 'Colme', y que se utiliza en el tratamiento del alcoholismo crónico. El producto, mezclado con alcohol, provoca reacciones fuertes como vómitos, mareos o taquicardias.

El hombre fue arrestado el pasado 4 de febrero, en su domicilio, acusado de un delito Contra la Salud Pública y otro de lesiones. Aunque no quiso declarar en Comisaría, si lo hizo en el Juzgado, el cual ordenó su ingreso en prisión.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de uno de los empleados del bar 'El Lavaderu', en octubre de 2012, después de comprobar cómo se ponía enfermo en repetidas ocasiones al igual que los dueños y otros empleados del local, al menos desde enero de ese año. Todos menos el ahora detenido.

Fue por ello que las sospechas se centraron directamente en esta persona, la cual llevaba siete años trabajando en ese establecimiento. Este local cambió de dueños durante ese tiempo, pero los anteriores propietarios también confirmaron que estuvieron enfermos cuando lo regentaban.

FALLECIMIENTO DE UN COCINERO

Se da la circunstancia que el 20 de mayo de 2011 falleció de una parada cardiorrespiratoria en el mismo bar un cocinero, a las horas de servir la comida, aunque no se ha investigado si pudiera tener alguna relación. No obstante, no se puede descartar que la dolencia que causó la muerte de este cocinero, que tenía entonces 60 años, hubiera sido provocada por envenenamiento.

Según la Policía, si la familia de esta persona pone una denuncia para conocer si la causa pudo deberse al envenenamiento con este producto, es posible que, si no fue incinerado, se pueda ordenar la exhumación del cadáver y realizar autopsia, para ver si quedan restos del producto, si es que lo hubiera. Se da la circunstancia de que el producto utilizado es el mismo que usó la conocida como 'envenenadora de Melilla', que envenenó a su marido e hijos, de los que sobrevivió el menor.