Detenido por secuestrar a un joven de 18 años al que obligó a raptar a su expareja

Se pudo comprobar que la persona responsable del secuestro era un chico de 18 años que, a primeros del mes de julio, ya fue detenido por retener ilegalmente a otra persona en ese mismo trastero.

La Guardia Civil ha detenido a un joven acusado de secuestrar a otro en Miramar (Valencia) para obligarle a cometer, a su vez, el secuestro de su exnovia y que esta retirara una orden de alejamiento que pesaba sobre el ahora arrestado, informa el Instituto Armado.

  

Los hechos se remontan al pasado 20 de julio, cuando la Benemérita tuvo conocimiento de la desaparición de un varón de 18 años que, según relataron sus familiares, había podido ser víctima de un secuestro.

  

Por este motivo se inició la operación 'Zelle' por parte de la Guardia Civil de Cullera, al objeto de descubrir el paradero de esta persona e identificar y detener al autor o autores de este hecho.

  

Fruto de las pesquisas, se pudo comprobar que la persona responsable del secuestro era un chico de 18 años que, a primeros del mes de julio, ya fue detenido por retener ilegalmente a otra persona en ese mismo trastero.

  

Por todo ello se procedió a detener a este varón, de nacionalidad marroquí, por su implicación en los delitos de proposición para cometer un delito de detención ilegal, quebrantamiento por manipulación de dispositivo de localización, quebrantamiento de orden de alejamiento, torturas, secuestro y extorsión.

 

LE OFRECIÓ UN "TRABAJO"

  

Esta persona contactó con la víctima para ofrecerle un trabajo. Durante el encuentro precisó que el "trabajo" consistía en secuestrar a su exnovia para que ésta retirara la orden de alejamiento.

  

Ante la negativa del chico de cometer estos hechos por parte de la víctima, el ahora detenido simuló ser miembro de una organización criminal y solicitó diversas cantidades de dinero, que oscilaban entre los 7.500 y 20.000 euros, para poder desvincularle de la trama.

  

El detenido, para intentar conseguir el dinero, amenazó y roció a la víctima en el rostro con spray y lo mantuvo incomunicado en un trastero de pequeñas dimensiones durante más de 24 horas.

  

La operación ha sido desarrollada por agentes del Equipo de Policía Judicial del Puesto Principal de la Guardia Civil de Cullera y del Puesto Principal de Oliva. Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Sueca.