Detenido en Francia el etarra Sabin Mendizabal, huido desde 2009 y en la lista de los más buscados

Sabín Mendizábal, detenido en Francia

Fue condenado por un ataque a la sede del PP de Ermua gracias a una prueba de ADN extraída de sus calzoncillos y un escupitajo.

La Policía Judicial francesa y la Comisaría General de Información de la Policía Nacional han detenido esta tarde en la localidad de Saint Palais (Pirineos Atlánticos) al miembro huido de ETA Sabin Mendizábal, ha informado el ministerio del interior por medio de un comunicado.


El Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz indica que el detenido se encontraba en paradero desconocido desde 2009, tras haber sido condenado por acciones de kale borroka. Sabin Mendizábal tiene en vigor una Orden Europea de Detención y Entrega dictada por la Audiencia Nacional por terrorismo.

La Policía y la Guardia Civil incluyeron a Sabin Mendizábal Plazaola en el registro de los terroristas más buscados en 2012. Su rostro y sus datos fueron introducidos en la primera actualización de ese archivo tras el cese definitivo de ETA de 2011.

DETENIDO EN 2006

Según los datos recogidos por Europa Press, Sabin Mendizábal Plazaola fue detenido por primera vez en el año 2006 acusado de colaborar en un ataque que sufrió la sede del PP de Ermua (Vizcaya) en 2003. Por estos hechos fue juzgado en octubre de 2009 por la Sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y condenado a cuatro años y medio de cárcel.

La principal prueba que obraba en la causa eran las muestras de ADN halladas en unos guantes de látex localizados en el lugar de los hechos que coinciden con el perfil genético que fue extraído de un esputo y unos calzoncillos del acusado.

El artefacto casero colocado en la sede del PP de Ermua (Vizcaya) que, aunque no llegó a explotar en su totalidad, causó daños que fueron evaluados en 585,14 euros. Los hechos, ocurridos el 21 de mayo de 2003 fueron considerados constitutivos de un delito de tenencia de explosivos por el que el fiscal Miguel Ángel Carballo solicitó para él una pena de ocho años de prisión.

DORMÍA EN UNA CASA OKUPA

Durante el juicio, Mendizábal alegó que cualquiera que pasara por la casa 'okupa' de Elgoibar en la que habitaba en esa época pudo utilizar los guantes con su ADN que fueron hallados junto a la bomba. Aseguró que "nunca" ha participado en "hechos de este tipo" y que "la primera vez" que supo de la existencia de un intento de atentado contra la sede del PP de Ermua fue cuando se lo comunicaron tras su detención.

Explicó que los guantes los utilizaba para "hacer labores en la casa como el tratamiento de madera, el echado de abono o apaños de pared o tejado", y que estaban "disponibles" para cualquier miembro de la casa 'okupa', que estaba "abierta a mucha gente que no vivía allí, que pernoctaba o que iba de paso".

En la vista también comparecieron varios miembros de la Ertzaintza que explicaron que el artefacto era "sofisticado técnicamente" y que podría haber causado daños personales y materiales en una distancia de 60 ó 70 metros. Sólo explotó el sistema de iniciación.