Detenido el joven causante del accidente del domingo, que negó su participación

Momento en que los agentes requieren al presunto autor y este lo niega

El presunto infractor, de 27 años de edad, y que conducía un vehículo a nombre de su padre en el momento del siniestro, regresó después al volante de otro vehículo para recoger los restos que le pudieran incriminar, momento en que negó ante los agentes su participación.

La Policía Local ha identificado y puesto a disposición judicial al conductor que presuntamente causó un aparatoso accidente el domingo por la mañana en la Avenida de Portugal, según han confirmado desde el Ayuntamiento de Ávila, y que resulto ser un joven de 27 años identificado como A.G.M.

 

Este domingo 14 de febrero, tal y como informó Tribuna de Ávila, la Policía Local fue requerida a las 9.21 horas para la intervención en un accidente de tráfico ocurrido en la Avenida de Portugal. Los agentes comprobaron cómo al parecer un vehículo había colisionado con otro coche que circulaba por la mencionada Avenida, produciéndole daños a éste y a otros vehículos que estaban estacionados en la zona y que el conductor presuntamente causante de los daños había emprendido la fuga.

 

El vehículo causante del siniestro había perdido una de las ruedas traseras, pero había conseguido abandonar el lugar de los hechos. Los agentes iniciaron la investigación, recabando aportaciones de los testigos y siguiendo el rastro que dejaba el coche en la fricción de los elementos mecánicos con la calzada, puesto que circulaba únicamente con tres ruedas. Este rastro condujo hasta las inmediaciaones de la calle Capitán Méndez Vigo, en la que desaparecía.

 

En el transcurso de las averiguaciones, el conductor que había sufrido los daños manifestó a los agentes de la Policía Local que una persona que iba hacia el lugar del siniestro, proveniente de la Cuesta de Julio Jiménez, le parecía que podía ser el causante del mismo. El conductor que sufrió los daños manifestó, así mismo, que, según había constatado momentos antes, esta persona conducía ahora un vehículo todoterreno y había dado varias vueltas alrededor del lugar del accidente y que en esos momentos se dirigía hacia este sitio.

 

Los agentes identificaron a esta persona, tratando de comprobar si poseía vehículos a su nombre. El vehículo (marca y modelo, pues eso estaba claro) causante del accidente no figuraba a nombre de esta persona y dado que en todo momento negaba tener nada que ver con el siniestro, se la dejó continuar su marcha.

 

Aclarada finalmente la posible matrícula del vehículo implicado, pues en principio había varias informaciones sobre la misma, se identificó al propietario de este coche, quien al ser requerido por los policías manifestó que dicho vehículo era conducido por su hijo.

 

De este modo se localizó el domicilio del hijo, quien al ser preguntado reconoció a los agentes la participación en el suceso y que había guardado el vehículo en cuestión en un garaje próximo a la calle en la que se había perdido el rastro dejado en la calzada. 

 

Ante estos extremos los agentes comprobaron también que se trataba de la misma persona que antes habían identificado, a instancias del conductor que sufrió los daños, en la Avenida de Portugal, en lo que los policías entienden que su acción fue guiada para intentar recoger los vestigios (rueda trasera) que le pudieran incriminar.

Noticias relacionadas