Detenidas tres personas e interceptadas dos aeronaves que usaban para el tráfico de droga

Droga y aeronave interceptada
La Guardia Civil, en el marco de un dispositivo establecido en Andalucía, ha interceptado un helicóptero y un autogiro que transportaban droga, ha detenido a tres personas y se ha incautado de 300 kilos de hachís.
SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)



Según ha informado la Benemérita en un comunicado, el dispositivo, que ha llevado a cabo estas detenciones en las localidades sevillanas de Pilas y Osuna, estaba integrado por unidades terrestres, aéreas, marítimas y de investigación, así como contó con el apoyo de las autoridades marroquíes.

Fruto del análisis de la documentación y los datos obtenidos en anteriores investigaciones en las que se utilizaron procedimientos similares, la Guardia Civil estableció un dispositivo orientado a la interceptación de aeronaves dedicadas al transporte de hachís procedente de Marruecos y a la neutralización de las tramas delictivas que las facilitaban.

Así las cosas, a través de la información obtenida se detectó que en la madrugada del 25 al 26 de febrero se iba a llevar a cabo un envío de hachís, por lo que varias unidades de helicópteros de la Guardia Civil activaron un dispositivo que culminó con la interceptación de un helicóptero modelo Robinson 44 cargado con 300 kilos de hachís en la localidad sevillana de Pilas, cuyo piloto y único ocupante consiguió en aquel momento huir del lugar.

Asimismo, se detectó un autogiro, que fue interceptado y obligado a aterrizar en la localidad de Osuna, también en la provincia de Sevilla. Su piloto, F.G.D.M. de 45 años y vecino de Madrid, fue detenido por un delito contra la salud pública.

Entretanto, y continuando con la investigación, el pasado día 5 de marzo los agentes del Instituto Armado procedieron a la detención del piloto del Robinson 44, S.L.F.R. de 50 años, colombiano y vecino de Bormujos, que se encontraba huido, junto con el propietario del helicóptero, J.L.B.M., de 51 años y vecino de Santiponce (Sevilla).

En la operación, según indica la Guardia Civil, resultó decisiva la información recabada y facilitada por las patrullas territoriales, de Seguridad Ciudadana e Investigación de las Comandancias de Algeciras (Cádiz), Ceuta, Cádiz, Málaga y Sevilla, así como de las autoridades de Marruecos.

Además, debido a la "velocidad y maniobrabilidad" de los medios utilizados por los narcotraficantes para su transporte, fue necesaria la coordinación de varias comandancias de la Guardia Civil de Andalucía, "así como el apoyo fundamental de medios de detección que ofrecieran una respuesta adecuada".

Durante el pasado año en el marco de un dispositivo similar se interceptaron 1.000 kilos de hachís, se detuvo a cinco personas y se interceptaron otros dos helicópteros.