Detenidas siete personas que introducían en España medicamentos ilegales ligados al culturismo

La Comandancia de la Guardia Civil de Ávila ha desmantelado una importante vía de introducción en España de medicamentos ilegales, como esteroides anabólicos y potenciadores sexuales, en el marco de la denominada Operación Napia, que se ha saldado con la detención de siete personas, dos de ellas de Arévalo y una en Salamanca, y la incautación de medicamentos ilícitos valorados en medio millón de euros.

La Dirección General de la Guardia Civil inició el pasado mes de mayo a nivel nacional la denominada Operación Pangea VIII, con el fin de combatir el tráfico ilícito de medicamentos ante la detección del aumento del consumo de sustancias medicamentosas al margen de todo tipo de control o supervisión por las Autoridades Sanitarias.

 

En base a ello, efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila practicaron diversas pesquisas policiales en su demarcación territorial, llegando a determinar  en la primera fase de la investigación que un vecino de Arévalo (Ávila), sin poseer la preceptiva habilitación sanitaria o prescripción ni receta médica, se dedicaba diariamente a la distribución y venta de supuestos medicamentos destinados a incrementar el rendimiento deportivo, como esteroides anabólicos, así como también potenciadores sexuales, como el 'Kamagra'.

 

Esta actividad ilícita la desarrollaba enmascarada junto con la venta de productos dietéticos y suplementos energéticos deportivos, cuya distribución llevaba a cabo entre sus compradores habituales en las provincias de Ávila, Salamanca, Valladolid, Palencia y MadridEstos últimos compradores, que regentaban y/o trabajaban en gimnasios, dispensaban los medicamentos ilegales entre algunos de sus clientes, a los cuales asesoraban en cuanto al consumo de estas sustancias dopantes para poder competir en campeonatos de culturismo.

 

Ahondando más en la investigación, se determinó que el vecino de Arévalo se desplazaba semanalmente hasta la localidad madrileña de Alcalá de Henares, en cuyo municipio se abastecía de estos medicamentos ilegales a través de un varón de nacionalidad rumana. No obstante, nunca viajaba con ellos en el desplazamiento de regreso, sino que nada más recibirlos los enviaba a su domicilio a través de distintas empresas de mensajería, con lo cual evitaba que en un posible control policial fuera identificado mientras los transportaba.

 

En la parte final, la investigación se centró en el proveedor de Alcalá de Henares, quien disponía en ese municipio en régimen de alquiler de un almacén en el que ocultaba numerosos medicamentos ilegales. Estos medicamentos eran envasados en la República de Moldavia y en China, después, eran introducidos en España por vía terrestre sin control de calidad alguno ocultos entre otra mercancía desde un país de Europa del Este, utilizando canales ilegales y eludiendo los preceptivos controles sanitarios y fiscales. Por tanto, su consumo pone en riesgo la vida o la salud de las personas.

 

Así, la fase de explotación de esta operación policial 'Napia' dentro de la Operación Pangea VIII, iniciada el pasado día 17 de junio, se ha saldado con la detención de siete personas idntificadas como F.J.F.A., de 55 años de edad, natural y vecino de Arévalo (Ávila);  O.A.P., de 25 años de edad, natural de Rumanía y vecino de Alcalá de Henares (Madrid); J.R.N., de 35 años de edad, natural y vecino de Madrid; J.A.M., de 33 años de edad, nacido en Valladolid y con domicilio en Salamanca; R.M.Z., de 25 años de edad, natural y vecino de Palencia; C.R.C.R., de 55 años de edad, natural y vecino de Arévalo; M.J.J., de 43 años de edad, nacido en Medina de Rioseco (Valladolid), y con domicilio en Valladolid, todos ellos autores de los delitos de: Pertenencia a un Grupo Organizado, Contra la Salud Pública y Contrabando.

 

Durante el transcurso de la investigación han sido incautados a los ahora detenidos 85.572 unidades de medicamentos ilegales, principalmente esteroides anabólicos, distribuidos en pastillas y ampollas, que contienen los siguientes principios activos: clenbuterol, testosterona, estanozolol, nandrolona, metenolona, metandrostenolona, mesterolona, boldenona, oximetolona y hormonas de crecimiento, entre otros muchos. Todas estas sustancias dopantes estaban destinadas a incrementar la masa muscular y el rendimiento deportivo.

 

Dentro de la misma cifra se encuentran incluidos numerosos geles conteniendo el principio activo de Kamagra, cuyo medicamento estaba destinado para potenciar la actividad sexual de los mismos consumidores de las sustancias dopantes, la cual se ve disminuida por el consumo elevado de estas últimas. Se estima que el valor de todos los medicamentos incautados hubiera superado en el mercado ilícito la cifra de medio millón de euros.

 

Con esta actuación policial, que es una de las de mayor relevancia en España, se ha conseguido desmantelar una importante vía de introducción ilegal en el país de medicamentos “dopantes”, que eran consumidos principalmente por deportistas vinculados al culturismo, poniendo en serio riesgo su vida y salud.