Detenida acusada de robar un anillo valorado en 120.000 euros en la casa en la que trabajaba de niñera

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a una joven niñera de 27 años como presunta autora del hurto de un anillo de platino valorado en 120.000 euros y propiedad de la familia para la que trabajaba.

Según informa la Policía en un comunicado, la joven aprovechó la relación de confianza que mantenía con la víctima, una mujer afincada en Londres que estaba en Sevilla de vacaciones, para sustraer la joya de una vitrina en la que se encontraba de una vivienda del centro de la ciudad.

Según añade la Policía, la propietaria del inmueble había traído consigo algunas joyas que dejó a buen recaudo en una de las vitrinas del salón para no salir a la calle con ellas debido al gran valor de las mismas.

Durante uno de los días de su estancia en Sevilla, la mujer notó que le faltaba un anillo de platino con tres brillantes azules valorado en 120.000 euros y que le había regalado su marido para la pedida de mano.

Ante la falta de su joya mas preciada, según detalla el relato policial, la señora llamó a la Policía y una patrulla se acercó al lugar, donde tras unas primeras preguntas sobre lo sucedido centraron su atención sobre la niñera de la familia que se encargaba del cuidado de los hijos de la mujer y que ante la presencia policial se mostraba nerviosa y sin saber qué decir.

Ante las preguntas de los agentes, la joven "comenzó a moverse de un lado a otro muy agitada levantándose y sentándose en distintas sillas y sofás del salón", lo que motivó a los agentes a buscar el anillo en el domicilio y concretamente en el salón siendo finalmente encontrado entre los cojines de uno de los sofás donde instantes antes se había sentado la niñera.

Ante tales hechos, la joven, de 27 años, que llevaba bastante tiempo trabajando para la familia al cuidado de dos menores, no pudo negar las evidencias y fue detenida por los agentes actuantes por el hurto del anillo de gran valor.

Según informa la Policía, la ahora detenida "se había prevalido de la relación de confianza preexistente con la familia para cometer el delito, sin que hasta el momento se haya podido determinar si actuó de forma independiente y conjunta con otras personas".

Una vez arrestada, fue puesta a disposición de la autoridad judicial imputada por un delito de hurto con agravantes y el anillo fue entregado a su legítima propietaria en el acto.