“Desvincular el IPC de las pensiones no supone la pérdida de poder adquisitivo de las mismas”

Tomás Burgos Gallego, Secretario de Estado de Seguridad Social, se reúne en Ávila con varios colectivos sociales de mayores para explicarles el nuevo modelo de pensiones que el PP quiere implantar “para tener un sistema sostenible a medio y largo plazo”

Para Tomás Burgos lo importante en estos momentos es poder realizar una reforma de las pensiones “teniendo en cuenta la situación actual pero también el futuro, aspecto central en España y en el resto de países de la UE. Para eso hay que conseguir un equilibrio entre los ingresos y los gastos”.

 

En la provincia de Ávila actualmente tenemos 49.339 cotizantes en activo a la Seguridad Social, que aportan el dinero necesario para cubrir las cotizaciones de los 38.494 pensionistas de la provincia. En España existen 16 millones de cotizantes que tiene que cubrir las prestaciones de 9 millones de pensionistas “por tanto, tenemos una situación de déficit en el sistema de la Seguridad Social y ahora es el momento de tomar decisiones”, como señala Burgos, ya que tenemos tiempo de renovar el sistema para “reforzarlo en el futuro”.

 

Para el PP no es el momento de gastar el Fondo de Reserva, como señala el PSOE, “eso sería un callejón sin salida, ahora tenemos tiempo de actuar, de pasar a la acción, porque este fondo no es un sustitutivo de las pensiones”.  

 

En los otros países de la UE también se están tomando medidas para la reforma de las pensiones, “y aunque no es un aspecto incorporado en los tratados de la UE, si que se dan recomendaciones generales para el conjunto de miembros”.

 

Entre los factores a tener en cuenta en Europa está el tener en cuenta la esperanza de vida para el cálculo de las mismas, vincularlas a factores económicos, establecer una relación entre los ingresos y gastos del sistema, es decir, la relación entre cotizantes y pensionistas “que es como se hace en Alemania, a más cotizantes suben las pensiones y viceversa”, pero es algo que España no tendrá en cuenta.

 

Desde el Gobierno, a través de un comité de expertos, se ha elaborado un documento de trabajo para empezar con el debate político y social de la reforma del sistema de pensiones, “cuyo objetivo principal es asegurar la estabilidad financiera del sistema de pensiones, que será un mecanismo de cohesión social y económico”. Para ello Burgos pide el máximo consenso posible, sobre todo al principal partido de la oposición, el PSOE, “ya que es algo trascendente para la sociedad, y hay que explorar todas las posibilidades de acuerdo”.

 

En el citado documento se establecen diferentes fuentes de financiación, teniendo en cuenta el ámbito contributivo y el no contributivo, además de regular la sostenibilidad mediante una pauta de gasto que pueda ser asumido. El Estado ha aportado este año “15.500 millones de euros para el ámbito no contributivo, y en el mes de julio teniendo en cuenta la paga mensual y la extraordinaria, se realizará un gastos de 14.000 millones de €”.

 

Asimismo, durante este año se ha subido al 2% de la pensión al 75% de los usuarios, y al resto le ha aumentado en un 1%, “garantizando el poder adquisitivo de las pensiones”. Si el IPC se sitúa a final de año en el 1% los pensionistas mantienen su poder adquisitivo”.

 

Pero uno de los cambios que se plantean es desvincular el IPC de la subida anual de las pensiones, para ello se tendrán en cuenta otros criterios como son la esperanza de vida u otros elementos de revalorización. “Pero en ningún caso se verán mermadas las pensiones, sino que hay que acomodarse a la marcha económica, teniendo en cuenta que si aumentan los ingresos aumentaran las pensiones”.

 

Tomás Burgos concluyó afirmando que el documento presentado por el PP “es mejorable en algunos puntos, y para eso está el debate político y social del que pueden salir esas mejoras” que contribuyan a establecer un sistema de pensiones sostenible a medio y largo plazo.