Desmayarse por situaciones de estrés o por ver sangre no es hereditario

(Esta noticia está embargada hasta las 22.00 horas)


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Una nueva investigación sugiere que los desmayos o síncopes vasovagales pueden ser de origen genético y, en algunas familias, un solo gen puede ser responsable, pero una predisposición a ciertos desencadenantes, como el estrés emocional o la visión de la sangre, no se puede heredar, según los resultados que se publicarán en la edición de este martes de la revista 'Neurology'.

"Nuestro estudio refuerza la evidencia de que el desmayo puede ser comúnmente genético", afirma el autor del estudio, Samuel Berkovic F., de la Universidad de Melbourne en Victoria, Australia, y miembro de la Academia Americana de Neurología. "Nuestra esperanza es descubrir el misterio de este fenómeno para que podamos reconocer el riesgo o reducir la aparición de desmayos en personas, algo que puede ser un problema de seguridad", agrega.

Los científicos entrevistaron a 44 familias con antecedentes de desmayos, es decir, pérdidas breves de conciencia cuando el cuerpo reacciona a ciertos desencadenantes, y revisaron sus historias clínicas. De ellos, seis familias tenían un gran número de personas afectadas, lo que sugiere que un solo gen estaba corriendo a través de la familia.

La primera familia constaba de 30 personas afectadas por más de tres generaciones con un inicio de desmayo medio de ocho a nueve años, mientras las otras familias se componían de cuatro a 14 miembros afectados. Los miembros afectados informaron de los desencadenantes típicos, como la vista de la sangre, lesiones, procedimientos médicos, la bipedestación prolongada, dolor y pensamientos aterradores, pero estos detonantes variaron mucho entre grupos familiares.

El genotipado de la familia más grande mostró una unión significativa a una región específica en el cromosoma 15, conocida como 15q26. La transmisión a esta región quedo excluída en dos familias de tamaño medio, pero no en las dos familias más pequeñas.