Desmantelada una organización que usaba mendigos para alquilar vehículos que luego vendía

VEHICULOS RECUPERADOS

La Policía Nacional ha desmantelado en Castellón una organización supuestamente dedicada a las estafas en la compra-venta de vehículos de segunda mano, en las que utilizaba a gente sin recursos, como indigentes y mendigos, para alquilar vehículos, que posteriormente denunciaba como robados y vendía a través de internet. 

La primera fase de la operación se ha saldado con once detenidos y ocho vehículos recuperados, según ha informado la Comisaría Provincial en un comunicado.


Entre los 11 detenidos se encuentran los principales responsables de la organización, que contactaban con sus víctimas por internet y les vendían vehículos de alquiler, que, a su vez, habían denunciado como sustraídos.

Con la investigación policial, los agentes averiguaron que el grupo contaba con un "singular" modus operandi, que consistía en utilizar a personas sin recursos como indigentes y mendigos, a los que facilitaban ropa adecuada y documentación para alquilar vehículos en los negocios de alquiler repartidos por diferentes puntos de la geografía española. Luego denunciaban en una localidad diferente a la del alquiler que se los habían robado con intimidación y que se los habían llevado con las llaves puestas.

Tras presentar la denuncia, la organización 'maquillaba' el vehículo, con placas de matrícula dobladas, y lo anunciaba en una conocida web de anuncios entre particulares a precios muy por debajo del valor de mercado para venderlos rápidamente. Cuando tenían el comprador, preparaban la documentación y confeccionaban el contrato de compra venta, pactando el pago la mayoría de las veces en efectivo y en la calle. La venta además se anunciaba y realizaba en un tercer punto de la geografía, es decir, alquilaban en un lugar, denunciaban en otro y lo vendían en otro.

ENGAÑO

La víctima se percataba del engaño al intentar realizar la transferencia de titularidad en la Dirección Territorial de Tráfico correspondiente, pero en ese momento el estafador había desaparecido sin dejar rastro, e incluso se deshacía de los teléfonos móviles que había utilizado para realizar los anuncios para la venta.

Este fraude suponía para las empresas de alquileres de vehículos unas pérdidas de 20.000 euros por vehículo, teniendo en cuenta el valor del mismo y las pérdidas de su alquiler, mientras que a las víctimas les estafaban entre 7.000 y 12.000 euros en la compra-venta del vehículo.

Pese al intento de dificultar la acción policial con su acción itinerante, los agentes han detenido a estas 11 personas, entre las que se encuentran los máximos responsables de la organización, y recuperaron ocho vehículos, cuatro de ellos en Castellón, uno en Xirivella (Valencia), otro en Teruel, otro en Badajoz y el último en Barcelona. La investigación policial continúa abierta sin descartarse nuevas detenciones.