Descubren un gusano con cinco caras diferentes

Gusano
Científicos del Instituto Max Planck de Biología del Desarrollo han descubierto una nueva especie de gusano en la Isla Reunión, que tiene hasta cinco formas diferentes de boca.

   

Durante ocho años, un equipo de investigación dirigido por Ralf Sommer y Matthias Herrmann viajaron a esta isla en el Océano Índico para estudiar los nuevos nemátodos, que viven en el interior de las plantas de higo y a primera vista se ven totalmente diferente.

 

Para su sorpresa, los científicos encontraron que todos los gusanos pertenecen a una sola especie, que puede desarrollar cinco formas diferentes de boca. Los nemátodos son genéticamente idénticos, sin embargo su fuente de alimento se decide en la forma de la boca. Son un ejemplo extremo de divergencia evolutiva dentro de una especie.

 

El equipo de Ralf Sommer ha llamado a la nueva especie Pristionchus borbonicus, por la Île Bourbon, el antiguo nombre de la isla de la Reunión hasta 1848.

 

Las cinco formas distintas de la boca difieren mucho entre sí en su apariencia, por lo que los científicos consideraron inicialmente que pertenecían a especies separadas. Sólo mediante la secuenciación de los genomas de los nemátodos, los científicos del Instituto Max Planck lograron asignar las cinco formas distintas de la boca a una sola especie, es decir, la Pristionchus borbonicus descrito recientemente.

 

Este es un ejemplo extremo de divergencia evolutiva dentro de una especie y de variación en la forma en el contexto de la identidad genética. Curiosamente, los investigadores encontraron gusanos similares del mismo tipo en Vietnam y Sudáfrica. Es evidente que la asociación con los higos es un fenómeno generalizado. "Las diferentes formas de boca de Pristionchus borbonicus, que hemos encontrado ahora, están especializadas en la ingesta preferida de bacterias, levaduras u otros gusanos. Así que, obviamente, ocupan diferentes nichos ecológicos dentro de la higuera", explica Ralf Sommer, Director del Departamento de Biología Evolutiva.

 

La variante de boca ancha, que tiene un único diente característica, es adecuado para llevar a cabo ataques depredadores. La versión estrecha, por el contrario, se utiliza principalmente para obtener alimentos bacterianos.