Descienden la brucelosis y tuberculosis bovina

Muchas unidades veterinarias de Castilla y León solo realizarán una ronda de saneamiento

La Alianza por la Unidad del Campo de COAG y UPA han asistido hoy a la reunión de saneamiento ganadero que ha tenido lugar en la Consejería de Agricultura y Ganadería y en la que se han abordado algunos temas prioritarios de nuestra Comunidad Autónoma.

Por un lado, según informan las organizaciones agrarias, los Servicios Veterinarios Oficiales de las Unidades Veterinarias van a ser los encargados de la ejecución de las Campañas de Saneamiento Ganadero, aunque "la Dirección General de Producción Agropecuaria va a requerir del apoyo externo de una empresa para finalizar las campañas a 31 de diciembre, especialmente en determinadas provincias como Salamanca, como consecuencia de su elevado censo ganadero".

Señalan que los datos de prevalencia de la brucelosis bovina muestran una evolución favorable de la lucha frente a esta enfermedad, pasándose de 0,76% en el año 2010 a 0,34% en el 2011 en Castilla y León, destacándose fundamentalmente en esta mejoría provincias como Segovia (reduciendo su prevalencia de 5,63% a 1,40%) o Salamanca (pasando de 0,32% a 0,15%). Además Burgos, Soria y Valladolid tienen en el año 2011 una prevalencia de 0%.

En el caso de la brucelosis ovina "la evolución es espectacular, habiéndose diagnosticado positivamente una única explotación ganadera en nuestra Comunidad Autónoma".

Apuntan sin embargo que "esta mejoría en los resultados no se comparte en el caso de la tuberculosis bovina, en la que se ha conseguido reducir la prevalencia de Castilla y Leónhasta el 2,57% en el año 2011 (2,62% en el 2010), pero sin embargo ha aumentado en determinadas provincias como Salamanca, que tiene una prevalencia del 3,67% frente al 3,05% que tenía en 2010, León con 1,28% (1,21% en 2010), Valladolid con 3,48% (2,64% en 2010) o Zamora con una prevalencia en 2011 de 2,41% frente a 2,25% en el 2010".

La Alianza por la Unidad del Campo de UPA y COAG valora positivamente que la Dirección General de Producción Agropecuaria amplíe los animales de fauna silvestre que se van a muestrear y analizar, ya que "constituyen un reservorio importante para estas enfermedades y hasta la fecha sólo se están tomando muestras de los animales muertos en las cacerías comunicadas a la Consejería de Medio Ambiente". La Dirección General pretende analizar cualquier animal de fauna silvestre que comuniquen los ganaderos, obteniéndose así unos datos más representativos de la prevalencia de estas enfermedades en la fauna silvestre al disponer de un mayor número de muestras y conseguir de esta forma seguir avanzando en la lucha frente a estas enfermedades.

Como consecuencia  de la evolución de brucelosis y tuberculosis bovina, 80 unidades veterinarias pertenecientes a las distintas provincias de Castilla y León solo realizarán una ronda de saneamiento frente a brucelosis, mientras que 65 Unidades Veterinarias de nuestra Comunidad Autónoma realizarán exclusivamente una vuelta de saneamiento frente a la tuberculosis bovina. Además la Dirección General de Producción Agropecuaria ya ha planteado al Ministerio de Agricultura la reducción de las explotaciones que deben ser sometidas a una segunda vuelta de saneamiento, ya que actualmente el criterio que se usa engloba a todas las explotaciones de una misma Unidad Veterinaria.

Finalmente La Alianza por la Unidad del Campo de COAG y UPA lamentan que el Ministerio de Agricultura se enfrente a la enfermedad de la Lengua Azul basándose única y exclusivamente en criterios económicos y no sanitarios, ya que el recorte que han sufrido los presupuestos del MAGRAMA le ha llevado a suprimir la vacunación obligatoria frente a esta enfermedad así como las posibles indemnizaciones que pudiera percibir el sector ganadero por la misma.

Sin embargo, "ante el elevado riesgo de que los animales de nuestras explotaciones puedan padecer lengua azul -terminan- se aconseja la vacunación voluntaria, dejando en manos de los ganaderos toda la responsabilidad para controlar esta enfermedad, que ocasiona importantes pérdidas económicas, tanto directas por la afección de los animales, como indirectas por la restricción del comercio de los mismos".