Desarticulada una banda por defraudar 300.000 euros a la Seguridad Social con contratos a inmigrantes

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado acusado de defraudar más de 300.000 euros a la Seguridad Social en una actuación que se ha saldado con la detención de 23 personas y la imputación de otras 11 relacionadas con una pequeña empresa de hostelería de El Ejido (Almería).
ALMERÍA, 31 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado acusado de defraudar más de 300.000 euros a la Seguridad Social en una actuación que se ha saldado con la detención de 23 personas y la imputación de otras 11 relacionadas con una pequeña empresa de hostelería de El Ejido (Almería).

La banda de supuestos empresarios cobraban hasta 300 euros a inmigrantes en situación irregular por formalizar un contrato de trabajo que les permitiera obtener el permiso de residencia. También ofrecían altas a desempleados para que pudieran percibir subsidios por desempleo y ofrecían bajas por maternidad llegando a coincidir hasta diez mujeres al mismo tiempo, según ha informado la Comisaría Provincial.

La operación 'Marinas' se inició cuando agentes de la policía recibieron un escrito procedente de la Tesorería General de la Seguridad Social en el que se informaba de que una empresa estaba simulando contrataciones laborales. Los trabajadores figuraban en la plantilla de personal pero el empresario no pagaba las cuotas por tenerlos dados de alta en el régimen de la Seguridad Social.

Con esta forma de actuar habrían defraudado 150.525 euros a la administración mientras que los supuestos trabajadores habrían obtenido 160.555 euros en concepto de prestaciones y subsidios por desempleo.

A partir de esta información los investigadores por la Sección de Investigación de la Seguridad Social del Cuerpo Nacional de Policía y la Brigada Local de Extranjería de la Comisaría Local de El Ejido comprobaron que la empresa no desarrollaba apenas actividad empresarial al tratarse de un local de reducidas dimensiones en el que solamente podrían ejercer actividad tres o cuatro trabajadores.

En el transcurso de la investigación los agentes averiguaron que los responsables de la red captaban a sus clientes y les ofrecían un contrato de trabajo que permitiera regularizar su situación en España. Los interesados, en su mayoría personas del Norte de África, obtenían este contrato previo pago de 300 euros.

Una segunda vía para defraudar a la Seguridad Social, según ha indicado la Policía Nacional, consistía en acceder de manera ilícita al cobro de prestaciones y subsidios por desempleo. También ofrecían bajas por maternidad, en las que llegaron a coincidir hasta diez mujeres al mismo tiempo.