Desarticulada en Palencia una red dedicada al tráfico de drogas a la que se ha incautado un kilo de 'coca'

La Policía Nacional de Palencia, en colaboración con la Guardia Civil y tras siete meses de investigación, ha detenido a ocho personas integrantes de una banda que se dedicaba al tráfico de drogas en la capital y se ha incautado de un kilo de cocaína.
PALENCIA, 30 (EUROPA PRESS)



El subdelegado del Gobierno, Luis Miguel Cárcel, y el comisario Provincial, Julián Cuadrado, han explicado que los detenidos son de origen sudamericano, aunque dos de ellos estaban nacionalizados en España.

Tras el registro de 10 domicilios, "se les ha intervenido casi un kilo de cocaína de diferente pureza, 13.000 euros en efectivo, joyas, armas, material informático y distintos vehículos, uno de ellos de gran cilindrada, un todoterreno, un coche utilitario y una furgoneta y tres motocicletas, ha explicado Cárcel.

El comisario, por su parte, ha indicado que los detenidos podrían vender "entre un kilo y un kilo y medio al mes de cocaína", lo que supone unas ganancias de entre 20.000 y 25.000 euros mensuales si se tiene en cuenta que cada gramo de esta sustancia cuesta entre 40 y 60 euros.

INVESTIGACIÓN

El Grupo de Estupefacientes de la Comisaría Provincial de Policía, conformado fundamentalmente por cinco agentes, comenzó las investigaciones de esta operación antidroga el pasado mes de mayo, tras tener conocimiento de que había algunas personas que podían estar dedicándose al tráfico de drogas en la capital palentina y en otras localidades de su alfoz.

Una de las razones, entre otras, que les convertía sospechosos, era que hacían gala de un nivel de vida y una disposición económica que no se correspondía con sus ocupaciones profesionales o laborales, puesto que no tenían ocupación conocida.

El primer investigado fue un individuo de origen peruano, que a su vez tenía relación estrecha con un primo suyo y otro ciudadano chileno, a los que se les realizó un seguimiento comprobando que en sus actividades ilegales estaban siendo apoyados por las respectivas parejas de dos de ellos.

Además, descubrieron que quien suministraba la droga al peruano era un ciudadano dominicano (éste en pequeñas cantidades) y otro colombiano, que a su vez tenía un colaborador de su misma nacionalidad, responsables de traer las cantidades más importantes desde el País Vasco.