Desarticulada en Burgos la "Banda del Minuto", que operaba en Salamanca y Valladolid

Habían llevado a cabo más de setenta hurtos en viviendas unifamiliares.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la capital burgalesa a tres personas de nacionalidad rumana, dos hombres, de 23 y 30 años, y una mujer de 27 años, integrantes de la denominada 'Banda del minuto' especializada en robos con fuerza en viviendas unifamiliares, a la que se le imputan más de 70 hurtos en Valladolid, Salamanca y Cantabria.

 

Los miembros de la banda fueron arrestados a primera hora de la mañana del pasado 7 de mayo, cuando regresaban de cometer sus últimos asaltos en Cantabria, según ha explicado este viernes, en declaraciones recogidas por Europa Press, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano.

 

Los asaltos se realizaban en apenas un minuto, actuando únicamente en la planta baja de las viviendas y apoderándose de los objetos de valor que pudiesen llevarse fácilmente, sin acceder a las plantas superiores de los inmuebles.

 

Los miembros de la banda preparaban sus acciones con labores de información y vigilancia previas para elegir las zonas residenciales más apropiadas para cometer sus delitos, optando principalmente por urbanizaciones o viviendas unifamiliares próximas a autovías o carreteras importantes, con el objetivo de garantizar una pronta huida.

 

Los agentes han recuperado algunas joyas, dinero, pequeños aparatos electrónicos y herramientas con las que practicaban los hurtos, aunque el grueso de lo sustraído no ha podido recuperarse porque era vendido o enviado a Rumanía tras los robos.

 

Las detenciones han sido posibles gracias a la colaboración de algunos establecimientos de compra-venta de la capital burgalesa que han ayudado a los agentes en la investigación, que aún permanece abierta.

 

Con los datos obtenidos por los investigadores, la Policía estableció un dispositivo especial que finalmente llevó a la detención de los tres integrantes de la banda, que poseían en la capital burgalesa dos viviendas y un trastero, en el que ocultaban sus botines.