Desalojada una discoteca con 39 menores consumiendo alcohol y tabaco y sin seguridad

Imagen de archivo

La condición para acceder a la fiesta era que no podrían salir de la sala hasta las 6 de la mañana siguiente, para no ser detectados por la policía, quedando la puerta cerrada con el candado.

La Policía Municipal procedió la madrugada del sábado a desalojar una discoteca en el distrito de Carabanchel que acogía en su sótano a 39 menores que celebran una fiesta, sin ninguna medida de seguridad y donde los jóvenes estaban consumiendo alcohol y tabaco.

  

Según explican desde Policía Municipal, agentes del distrito de Carabanchel acudieron anoche para atender una queja vecinal por el ruido que se estaba produciendo en el interior de la discoteca 'Imperio Latino'.

  

Los agentes al llegar al local, observaron que en el interior se estaba ejerciendo la actividad de discoteca, y que detrás de una puerta con un cartel de "Privado" había música a gran volumen y luces en funcionamiento.

  

Al acceder a la zona observaron que la puerta tenía un candado cuyo soporte estaba arrancado de la pared y unas escaleras que conducían a una sala inferior de 100 metros cuadrados en la que se encontraba un grupo de jóvenes que consumían bebidas alcohólicas y tabaco, generando una gran cantidad de humo por no tener ninguna ventilación.

  

Al preguntarles sobre la situación, manifestaron que habían pagado 10 euros a la entrada, con derecho a acceder al local y a llevar sus propias bebidas, a un hombre que habían contactado en una página de anuncios en internet.

  

También manifestaron que al entrar les dijeron que la condición para acceder a la fiesta era que no podrían salir de la sala hasta las 6 de la mañana siguiente, para no ser detectados por la policía, quedando la puerta cerrada con el candado.

  

Los policías identificaron al encargado y tras el desalojo, realizaron una inspección en materia de espectáculos públicos y actividades recreativas que dio como resultado tres infracciones muy graves, y tres graves, todas ellas relacionadas con las condiciones de higiene y seguridad, consumo de alcohol  por parte de menores, y permitir fumar en el interior del local, entre otras.

  

Los menores quedaron al cargo de tres personas mayores de edad que manifestaron a los agentes su intención de denunciar los hechos.