Desahuciada una familia con tres menores en una vivienda de la EMVS en Carabanchel Alto

El Ayuntamiento lo explica por "conflictividad vecinal" mientras que desde la PAH subrayan que es por impago de la deuda.

Una familia integrada por una mujer de 47 años, su hijo y su nuera, mayores de edad, y tres niños pequeños, ha sido desahuciada esta mañana de su vivienda de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) en Carabanchel Alto.


Desde el Ayuntamiento de Madrid han explicado que el desahucio de esta familia de etnia gitana se produce por una cuestión de "conflictividad vecinal" y que el caso se remonta al año 2000. Durante este tiempo, según un informe municipal, se han recibido quejas por comportamiento incívico, actos vandálicos en zonas comunes o amenazas a los vecinos.

Un portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha explicado a Europa Press que el desahucio está motivado, sin embargo, por el impago de una deuda, que Emilia, la madre de familia, había venido saldando con los únicos ingresos que entran en la vivienda, una pensión suya de 426 euros al mes.

"Lo que consideramos más sangrante es que ha pagado parte de la deuda, que la EMVS ha estado cobrando y hace quince días le llega la orden de desalojo", ha explicado este portavoz, señalando que entendían que si existía una relación contractual con la EMVS, es que la empresa municipal daba por buenos los cobros y no iban a proceder al desalojo.

Además, creen que es "intolerable" que se vaya a quedar una vivienda vacía y que la EMVS "no se adecue a su fin social", que es dar un "uso social" a las viviendas dirigidas a "personas de escasos recursos". El abogado ha detallado que la deuda ascendía a 5.000 euros y que Emilia había pagado ya la mitad.

También denuncian que Emilia no sabe leer ni escribir y que durante este tiempo ha tenido que firmar documentos sin ningún tipo de asesoramiento. Niegan que exista conflictividad vecinal y, de hecho, aseguran que la presidenta de la comunidad de vecinos les ha negado la mayor. De momento, mientras la PAH les busca una alternativa, la familia se irá a casa de la madre de Emilia, donde ya viven seis personas en un espacio de dos habitaciones.

CONFLICTIVIDAD DESDE 2000

Fuentes municipales han detallado a Europa Press que el desahucio se produce por un problema de conflictividad vecinal dado que la EMVS "nunca desahucia por motivos económicos". Así, ha destacado que a día de hoy tienen 653 planes con familias que no podían hacer frente al pago de las viviendas.

En este caso, aseguran que desde el año 2000 vienen recibiendo todo tipo de quejas relacionadas con el comportamiento de los inquilinos y que, además de intervenir de forma individual, la EMVS ha contado con la mediación de Secretariado Gitano y representantes vecinales para intentar llegar a un acuerdo.

En mayo de 2013 se suspendió el lanzamiento con el compromiso de que el comportamiento iba a mejorar. Sin embargo, han explicado que en noviembre del año pasado, se volvió a recuperar el caso puesto que la situación no había cambiado y era "insostenible".

Las mismas fuentes han asegurado que la vivienda no se quedará vacía, y pasará a formar parte del registro permanente de solicitantes, para que entre a vivir un ciudadano que está a la espera de recibir una casa, o se integrará en la red de vivienda solidaria.