Denuncia en el Senado por las Participaciones Preferentes y el malestar en el medio rural

El senador socialista José María Burgos

José Mª Burgos denuncia en el Senado, ante la Defensora del Pueblo, la estafa de las participaciones preferentes y el malestar del medio rural, en especial en la provincia de Ávila, por la desafección de bancos y cajas. Además, asegura que los problemas y las quejas serán cada vez mayores con la política de austeridad y de recortes de derechos públicos del Gobierno de Mariano Rajoy

El senador socialista por Ávila, José María Burgos, denunció esta mañana en la Cámara Alta ante la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, la estafa de las participaciones preferentes y el malestar del medio rural, en especial de la provincia de Ávila, por la desafección de los bancos y cajas tras la reforma del sistema financiero.

 

Burgos también aseguró que los problemas y las quejas de los ciudadanos serán cada vez mayores debido a la mezcla explosiva de recortes presupuestarios, recortes de derechos públicos y de la puesta en venta de muchos servicios públicos con nuevas tasas. “Todo ello, puntualizó, hará que la institución del Defensor del Pueblo, adquiera un protagonismo mayor”.

 

A continuación, mostró su preocupación, como alcalde de un pequeño pueblo de la provincia de Ávila, y subrayó el malestar de muchos alcaldes y ciudadanos, por el trato recibido por las entidades de crédito que operan en la ciudad y en la provincia de Ávila. En este punto, afirmó que“ si alguien está sufriendo de una forma más directa y negativa las consecuencias de la reforma del sistema financiero son los ciudadanos que residen en el medio rural, que observan cada vez con mayor intranquilidad el cambio radical que dicha reforma ha traído consigo en la relación, más o menos cordial, que hasta ahora mantenían con las instituciones de ahorro”.

 

José María Burgos explicó que los ciudadanos de a pie perciben que los bancos y las cajas han dejado de lado el interés social que venían defendiendo para volcarse en cuestiones macroeconómicas que no alcanzan a comprender. Burgos criticó el trato que reciben las pequeñas y medianas empresas de estas entidades, que en la mayoría de los casos eran con las únicas que trabajaban y que ahora no atienden sus necesidades, a pesar de que una gran mayoría nunca dejaron de cumplir sus compromisos crediticios.

 

El parlamentario del PSOE aseguró que esta situación agrava las desigualdades del medio rural con respecto al urbano y añadió que puede derivar en un aumento de la despoblación ante el déficit de servicios que se prestan y, en consecuencia, ante el descenso del nivel de calidad de vida.

 

En su denuncia del proceso especulador experimentado por todo nuestro sistema bancario, por Cajas y Bancos, José María Burgos hizo especial hincapié en elasuntos delas participaciones preferentes, una de las principales preocupaciones de muchos españoles hoy en día. Burgos detalló el proceso de adjudicación de estas participaciones entre los ciudadanos y resaltó que, en tiempos de crisis, las preferentes se han convertido en una trampa que ha provocado que miles de ahorradores no puedan recuperar su dinero, algo que ha sido tachado por algunas voces críticas como un auténtico “corralito”.

 

En este sentido, se mostró muy crítico con las supuestas prácticas irregulares de los bancos y cajas al colocar estas participaciones y agregó que los directivos de bancos y cajas han abusado de la confiada de sus clientes al no informarles de los riesgos que entrañaban en relación a su liquidez.

 

Por último, José María Burgos calificó de “fiasco bien organizado” la gestión de Bankia y aseguró que preguntará al Ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, que va a pasar con las preferentes, ya convertidas en acciones de Bankia, con grandes pérdidas para los clientes de la antigua Caja de Ávila, integrada ahora, precisamente, en Bankia.

 

En otro orden de cosas, Burgos concluyó su intervención agradeciendo a la Defensora del Pueblo su papel en la gestión de los desahucios.