Denis Suárez adelanta al 'submarino' en un intercambio de golpes

Los jugadores del Villarreal celebran uno de los goles

Un solitario gol del gallego en los últimos minutos dio ventaja a los españoles ante un Nápoles muy serio.

 

FICHA TÉCNICA.

VILLARREAL: Areola; Gaspar, Musacchio, Víctor Ruiz, Costa; Bruno, Trigueros (Pina, min.73), Dos Santos (Castillejo, min.36), Denis Suárez; Baptistao (Bakambu, min.61) y Soldado.

NÁPOLES: Reina; Hysaj, Strinic, Chiriches, Koulibaly; Valfidiori, David López (Allan, min.83), Hamsik; Callejón (Insigne, min.73), Gabbiadini (Higuaín, min.67) y Mertens.

GOL.

1-0, min. 82, Denis Suárez.

ÁRBITRO: Bas Mijhuis (HOL). Amonestó con tarjeta amarilla a Mussacchio (min.83) y Soldado (min.90) por parte del Villarreal y a Valfidiori (min.38), Callejón (min.67) e Insigne (min.83) por parte del Nápoles.

ESTADIO: El Madrigal.

El Villarreal ha superado al Nápoles (1-0) en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Europa League en El Madrigal, en un duelo de extrema dificultad en el que Denis Suárez se convirtió en héroe local al transformar una espectacular falta en los compases finales, haciendo los deberes para afrontar la vuelta con la tranquilidad de la ventaja cosechada.

La Europa League citó en dieciseisavos a dos de los equipos llamados a luchar por el título, un duelo de nivel 'Champions', como recordó el técnico del club castellonense esta semana. Los clubes se vieron las caras por tercera vez en la competición, con ganador alterno en los dos precedentes y con fuerzas previsiblemente igualadas a priori de nuevo.

El cuadro napolitano planteó un enfrentamiento con la presión muy alta, con el objetivo de robar balón rápidamente en campo contrario y finalizar jugada con celeridad. A pesar de que la jugada le salió bien y el encuentro se tornó de ida y vuelta con continuas llegadas a las áreas, la falta de acierto se volvió en su contra.

La jugada de Maurizio Sarri puso en aprietos al conjunto local, buscando la portería de Areola con insistencia y creándole serias complicaciones en la creación. Los españoles no se encontraron cómodos sobre el campo en el primer tiempo, pero la eliminatoria adquirió un punto más de dificultad con la lesión de Jonathan dos Santos. El mexicano sintió un pinchazo en los isquitibiales mientras conducía el balón en solitario con velocidad y se vio obligado a retirarse.

El Nápoles se mostró duro de roer y no bajó el listón en los segundos 45 minutos, pese a los intentos amarillos de sacudirse la presión. El centro del campo desapareció, sucediéndose unos minutos de locura con intercambios de golpes, un escenario que favoreció a los intereses del conjunto transalpino.

El máximo goleador de la Serie A, Gonzalo Higuaín, saltó al campo con el 0-0 para tratar de deshacer la igualada, en medio de un partido roto y plagado de ocasiones. No obstante, el marcador se decantó del lado de los castellonenses en el tramo final, dejando en nada los esfuerzos napolitanos gracias a un lanzamiento magistral de falta de Denis Suárez.

El jugador internacional con las categorías inferiores de la selección española puso un balón imposible para Pepe Reina, que lamió el palo antes de tocar las mallas. Un gol solitario y vital de cara al encuentro del próximo jueves, en el que se decidirá el equipo clasificado para octavos, ya que los jugadores afrontarán el encuentro en tierras italianas con ventaja.

El Villarreal amplió en la competición continental su gran estado de forma, sumando una sufridísima victoria contra uno de los 'cocos' en el torneo. Por su parte, el Nápoles sufrió un duro varapalo pese a la buena imagen dada, completando una semana para olvidar después de perder el liderato de la liga italiana el pasado fin de semana tras caer ante la Juventus.